Coronavirus en Argentina: en Mar del Plata, vuelven los cafés, el running y el surf

Darío Palavecino
·4  min de lectura

El 16 de junio, miles de gastronómicos exigieron la reapertura de los locales

MAR DEL PLATA.- Ahora sí, y después de tres meses y medio, será el momento del reencuentro con la ceremonia del café en una mesa de un bar o de una confitería. Los pedidos vuelven a las barras que se habilitan desde las 7, con horario y menú limitado.

Será también el momento de calzarse las zapatillas y salir a correr sin incurrir en una contravención. Desde las 6 y con horario muy limitado. O de vestirse con neoprene de pies a cabeza y enfilar hacia el mar con la tabla de surf. En este caso, la única condición es que haya luz diurna.

La gastronomía, por un lado, y algunos deportes individuales, por el otro, regresan desde mañana en medio de la cuarentena y aún cuando esta ciudad -y el partido de General Pueyrredon en su conjunto- transitan la denominada Fase 4, que para el primer rubro solo habilita servicios de delivery y take away y reserva las caminatas como exclusiva alternativa de ejercicio físico al aire libre.

Condiciones

Este salto al muro de exigencias que impone la normativa provincial se dio a partir de la conformación de una comisión especial, compuesta por funcionarios municipales y concejales, para analizar y generar permisos precarios para determinadas actividades.

Una diagonal en la actual coyuntura que, lejos de ser una provocación a la autoridad provincial, busca medir el impacto de los nuevos rubros en medio de un escenario sanitario local más que benigno. Y darles aire económico con otra posibilidad de hacer caja.

El sábado pasado, surfers reclamaron en el mar para que el municipio les autorice la práctica del deporte

"Le pedimos responsabilidad a todos los marplatenses", remarcó el secretario de Producción de la comuna, Fernando Muro, al advertir que de esta carta en juego depende lo que viene. Se trata de una prueba piloto por una semana. Si todo sale bien se podrá continuar. Si resulta mejor de lo esperado quizás la habilitación se amplíe. Un detalle: los trabajadores de estos establecimientos no podrán usar el transporte público para movilizarse.

"Es fundamental que podamos volver al trabajo porque hay comerciantes que ya no pueden sostener al personal", contó Nancy Todoroff, titular local de la Unión de Trabajadores Hoteleros y Gastronómicos (Uthgra).

Un objetivo imposible

A la fecha, Mar del Plata tiene nueve casos activos de coronavirus, de los que solo tres se los puede considerar comunitarios. Los últimos dos se conocieron anteayer. En total acumula 51 contagios en poco más de cuatro meses. "Un edificio o una manzana en Capital Federal o en el conurbano tiene más casos que Mar del Plata", comparaba el dueño de un reconocido restaurante.

Está a la vista que a este distrito le resulta imposible alcanzar la exigencia de 21 días sin casos autóctonos para ingresar en la Fase 5 que permitiría la reapertura general de restaurantes y cervecerías. Una rama de la economía local que ocupa a miles de trabajadores y que, en estos meses, sufre la peor crisis en décadas. Los cierres definitivos de comercios del ramo ya se cuentan por decenas.

El intendente Guillermo Montenegro firmó hoy el decreto que autoriza el servicio a clientes dentro de una importante porción de los locales gastronómicos locales. Rubricó el reglamento que la Comisión de Reactivación Económica preparó para cada uno de los nuevos rubros.

El primer paso se había dado con la habilitación de algunas ramas de servicios que no habían tenido respuesta de parte de la provincia. Así el martes volvieron a la actividad los administradores de propiedades, academias de conducir y fotógrafos particulares, entre otros.

Reapertura

Para la gastronomía las condiciones de reapertura arrancan con un horario de 7 a 18. El protocolo -distinto y más limitado del que había rechazado la provincia- establece una distancia mínima de 2,25 metros entre mesas y cuatro personas como máximo por cada una de ellas. Lo mismo en la vía pública.

Si bien tendrán activas las cocinas para los servicios con envíos a domicilio o retiro por el local, los platos elaborados no se podrán servir en las mesas. Esa alternativa deberá esperar un tiempo más.

La habilitación para los deportes alcanza a quienes practican running, ciclismo, surf, skate, golf, kayak, vela, equitación y tenis. Son deportes individuales que se deberán realizar, según insistieron las autoridades municipales, con estricto cumplimiento de pautas de distanciamiento social.

Para quienes salgan a correr se fijó un horario muy limitado y temprano, de 6 a 8.30, para que no se confunda con las salidas recreativas. Para las restantes disciplinas la única condición es que se practiquen durante el día.

Controles algo más relajados durante las últimas semanas habían permitido advertir ya a los primeros corredores y ciclistas que se animaban a desafiar las restricciones vigentes. Algunos amantes del surf habían protestado el sábado pasado con sus tablas en el mar.