Coronavirus en Argentina. En Mar de Plata, los surfers reclaman volver al mar

Darío Palavecino

En la capital nacional del surf, todavía no se pudo volver a practicar esa disciplina deportiva

MAR DEL PLATA.- Hay 60, tal vez 70 surfistas con sus tablas de aquí para allá. Es la imagen del hartazgo. De la paciencia que parece haber encontrado un límite. Llevaban 100 días sin enfrentar las olas, ni siquiera pisar el agua. Hasta casi sin margen para mirar el mar para aquellos que no lo tienen a menos de 500 metros de su domicilio. En un acto de rebeldía y reencuentro con su pasión, hoy dijeron basta a tantas restricciones de cuarentena y decidieron volver a la práctica del deporte, esta vez en Playa Grande.

Allí concentraron esta acción que intentó ser una protesta contra las reiteradas negativas con las que el gobierno provincial ha respondido ante cada pedido de las autoridades locales para que se autorice la práctica de un conjunto de deportes individuales.

https://www.lanacion.com.ar/sociedad/coronavirus-en-argentina-casos-en-general-pueyrredon-buenos-aires-al-27-de-jun-nid2386965

Hace 100 días que los amantes de los deportes en el mar no pueden ni siquiera pisar la paya en Mar del Plata

Ni el frío -con temperaturas de un dígito - ni la llovizna helada -constante durante toda la tarde- detuvieron a quienes desde la cuenta de Instagram "Volver al mar" llamaron a ser parte de este reclamo. Poco después del mediodía se enfundaron en los trajes de neoprene y avanzaron hacia las profundidades próximas a la Escollera Norte, una de las más tradicionales postales del surf marplatense.

"Deporte saludable"

"Vernos de vuelta tantos juntos en el agua fue emocionante", destacó Natalia De la Lama, que se sumó con tabla de paddle surf y remo a pesar de la jornada más que invernal. "Es un deporte saludable, te pone fuerte como un toro, nunca te puede enfermar", dijo a LA NACION.

Fue, coincidieron varios de los protagonistas, visibilizar un reclamo que hasta ahora se había hecho solo en los papeles. O con alguna tibia manifestación. Esta vez quisieron ser más que elocuentes. Mostrar, por ejemplo, que una tabla por sí sola marca la distancia social que se reclama en cualquier espacio público.

"Volver al mar"

Domingo Errecaborde, uno de los participantes de "Volver al mar", dijo a LA NACION que esta acción se debe entender como "una oportunidad para encauzar la bronca" porque no habilitan la práctica de deportes. "Nos mezclan o nos ponen de igual a igual con otras actividades que quizás sí tienen riesgo de contagio", señaló.

La protesta de este sábado, como otras tres anteriores, tuvo también un costado solidario: todo aquel que participa está convocado a aportar un alimento no perecedero que se destina a comedores barriales o Defensa Civil de la comuna. Junto a los surfistas se manifestaron también, con presencia y adhesión, algunos jugadores de golf, skaters y ciclistas. Todos están a la espera de un visto bueno provincial para que se les permite practicar su deporte. Ya acumulan cuatro convocatorias. En la anterior, en la zona de Playa Bristol, solo algunos pocos se habían animado a meterse al mar. Hoy fueron mayoría.

Los surfers protestaron contra la restricción impuesta para practicar el deporte

Capital del surf, sin surf

Mar del Plata es la capital nacional del surf. "Es el único lugar de la Costa Atlántica sin habilitación para la práctica de surf", remarcaron desde la Asociación de Surf de la Argentina (ASA). Beneficio que sí han logrado distritos vecinos como Necochea, General Alvarado, Mar Chiquita o Villa Gesell, entre otros.

Es una ciudad que tiene un escenario sanitario sin complicaciones en medio de la pandemia de coronavirus. A la fecha apenas tiene cinco pacientes en tratamiento por Covid-19, de los cuales cuatro llegaron infectados desde sus destinos de origen. El único autóctono, confirmado el pasado jueves luego de 12 días sin casos positivos, es un trabajador de salud al que en un segundo test -que este viernes realizó por su cuenta en laboratorio privado- el resultado dio negativo.

Para abrir paso a los deportes al aire libre desde la provincia de Buenos Aires se debe calificar en la denominada Fase 5, que es el máximo nivel de flexibilización para un distrito. Para llegar a esa instancia se exigen 21 días consecutivos sin casos autóctonos. Como en la fábula del burro y la zanahoria, un objetivo por el que se puede hacer mucho esfuerzo pero -con 800.000 habitantes y vínculos diarios con el área metropolitana BuenosAires (AMBA) vía trabajadores y transporte de cargas- casi imposible de alcanzar.

El último rechazo a los protocolos para deportes llegó el lunes último. "Habíamos solicitado algunas excepciones porque el escenario epidemiológico de Mar del Plata es bueno", destaca el secretario de Gobierno de la comuna, Santiago Bonifatti. La negativa viene siempre sin explicaciones.

A pesar del frío y la llovizna, la protesta se desarrolló en Playa Grande

Reclamos

"Surfear no es un crimen" se leía en un cartel pintado a pincel, junto a la carpa montada sobre las veredas del sector para recibir las donaciones de quienes respondieron a la protesta. La mercadería se destinará a cuatro comedores barriales de la ciudad.

Maximiliano "Rulo" Prenski, campeón argentino de surf, no fue parte de esta iniciativa de "Volver al Mar". Pero está en el grupo de referentes que tiene escuelas de esta disciplina a su cargo y desde donde han elaborado y presentado protocolos para que la actividad pueda ser por fin autorizada.

"Tranquilamente podríamos estar surfeando", dijo el responsable de la escuela de surf del parador Biología, en Playa Grande. "Es ridículo que no se puedan practicar deportes como surf, golf o running", insistió. Mucho más destacó el caso de las disciplinas de mar, donde hay enormes distancias entre una tabla y otra. "Es una locura no pensar en la salud de la gente en términos de poder practicar deporte, que es saludable y caminar para estar sanos", destacó Prenski.