Coronavirus en la Argentina: pese al rechazo de la oposición, Rodríguez Larreta consiguió la ley de emergencia económica

Matías Moreno

El oficialismo porteño sancionó en la Legislatura de la Ciudad la ley de emergencia económica impulsada por Horacio Rodríguez Larreta para hacer frente a la crisis por la pandemia del coronavirus.

La fuerza oficialista logró aprobar la iniciativa con 38 votos a favor y 21 en contra durante una sesión ordinaria que se realizó en el Salón Dorado. Con duras críticas a Rodríguez Larreta, el Frente de Todos, el principal bloque opositor, y la izquierda rechazaron el proyecto, que le otorga amplias atribuciones al Ejecutivo hasta fin de año por la emergencia sanitaria. Organizaciones sociales y políticas se movilizaron hasta la Legislatura porteña para manifestar su rechazo.

Vamos Juntos obtuvo el respaldo de sus principales aliados: la UCR porteña y el Partido Socialista. Sergio Abrevaya (GEN) y Eugenio Casielles (Consenso Federal) fueron los únicos opositores que apoyaron la sanción de la emergencia.

El proyecto le permite a Larreta reasignar partidas, congelar ingresos a la planta del gobierno porteño, suspender programas no esenciales y revisar contratos, entre otras cosas.

Para consensuar con sus socios de UCR Evolución, el Partido Socialista y la Coalición Cívica (CC), Rodríguez Larreta aceptó varias modificaciones en el proyecto. Finalmente, el jefe comunal suprimió el polémico artículo 19, que habilitaba la posibilidad de pagar sueldos en cuotas a los empleados públicos. Además, limitó las facultades para reasignar partidas sin intervención de la Legislatura.

Juan Nosiglia (UCR Evolución) remarcó que la Ciudad enfrenta "una emergencia económica, social y sanitaria extraordinaria" y una caída de la recaudación tributaria de alrededor del 40%. "Es necesario establecer un marco para que el Ejecutivo pueda reasignar partidas, priorizar los servicios esenciales para atravesar la pandemia y, al mismo tiempo, que la Legislatura cumpla con su rol", apuntó el dirigente cercano al senador nacional Martín Lousteau.

Lucía Romano (Vamos Juntos), alfil de la CC-ARI, también defendió el proyecto: "No es grato ni sencillo votar una ley de emergencia, pero es por tiempo determinado, a diferencia de otros casos, en los que se ha hecho una costumbre gobernar bajo esta figura", lanzó. Otro lilito, Facundo Del Gaiso, pidió transparencia en las compras tras el escándalo por los barbijos. "Las irregularidades no se tapan con la mano, siempre salen. Hay que saber que no se puede generar impunidad para nadie, sea el funcionario que sea", afirmó.

El cierre del debate estuvo a cargo del oficialista Claudio Romero, quien buscó rebatir las críticas de la oposición al proyecto. "No estamos pidiendo superpoderes, tratamos de dotar de la mejor herramienta a nuestro gobierno", señaló Romero, presidente de la Comisión de Presupuesto. "Las partidas que estamos moviendo son para el área de emergencia. Les pedimos coherencia", añadió.

Críticas de la oposición

El Frente de Todos advirtió que la ley no permite que haya un "control serio" de los fondos y no especifica el destino que tendrán los recursos que serán reasignados para atender la pandemia. En ese sentido, los jefes de la coalición opositora pidieron que la Comisión Especial de Fiscalización y Seguimiento, que se creará para monitorear las medidas del gobierno durante la emergencia, sea presidida por un representante de la oposición, pero la bancada oficialista rechazó la posibilidad de incorporar ese planteo en el texto.

"La Auditoría General de la Ciudad está incluida, pero a condición de que la Comisión de Seguimiento, que no va a presidir la oposición, lo solicite. Es decir, si la comisión no lo pide, la auditoría no interviene", cuestionó legisladora María Rosa Muiños (FDT). "Básicamente, la ley no tiene un control serio. Eso hubiera bastado para nosotros", señaló Muiños.

Por su parte, Cecilia Segura (FDT) alertó que el oficialismo se aseguró el control de ese órgano, que estará integrado por los titulares de las comisiones de Salud y Presupuesto y otros nueve legisladores. "Más que de fiscalización, es una comisión de convalidación de la impunidad", dijo.

El Frente de Todos, que había apoyado el mes pasado el pedido de endeudamiento de Rodríguez Larreta, consideró que el paquete de emergencia "le concede altos grados de discrecionalidad" al jefe de gobierno y "no contempla las necesidades de los sectores más afectados" por la crisis.

Para Leandro Santoro (FDT), Rodríguez Larreta, quien intenta cultivar un buen vínculo con el presidente Alberto Fernández, no buscó consensuar con la oposición la emergencia. "No había ninguna intención de incluir a otros sectores en la elaboración de esta ley", sostuvo.

En tanto, Santiago Roberto (FDT) consideró que la ley es "un cheque en blanco" para Larreta. "Sabemos que es necesario una ley de emergencia económica en la Ciudad, pero no estamos dispuestos a otorgarle superpoderes", señaló.