Coronavirus en la Argentina. La Justicia busca reiniciar los juicios de lesa humanidad suspendidos por la pandemia

Hernán Cappiello

El tribunal de Casación impulsa la reapertura de juicios orales, como el que se sigue contra el represor Miguel Etchecolatz

La Cámara Federal de Casación, el tribunal penal más importante del país por debajo de la Corte Suprema, recomendó a los tribunales orales federales reiniciar de manera remota los juicios de lesa humanidad suspendidos por la pandemia del coronavirus.

La decisión, firmada por la presidenta del tribunal Angela Ledesma, fue producto de la consulta realizada a los presidentes de cada una de las cuatro salas de la Casación que conforman el Tribunal de Superintendencia.

Los jueces se pronunciaron a raíz de un pedido que realizó la fiscal maría Angeles Ramos, titular de la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad a la que adhirieron el CELS, la agrupación H.I.J.O.S, la Comisión por la Memoria, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, el abogado Pablo Llonto y otros organismos.

El último párrafo de la resolución de la Casación señala: "Este tribunal se encuentra contemplando la continuidad de todas las causas bajo su jurisdicción".

A pesar de este párrafo, algunos fiscales se mostraron preocupados porque no se dispuso el mismo criterio con el resto de las causas con detenidos y analizan hacer alguna presentación.

Kicillof y Larreta quieren una flexibilización "más lenta" que Fernández

El texto de la Casación señala: "en atención a las presentaciones recibidas, consultado el Tribunal de Superintendencia, se recomienda a los tribunales orales que tengan en trámite juicios por causas de lesa humanidad, cuya conclusión permita realizarse por vía remota y/o que fuere posible sin gran desplazamiento de participantes, conforme los protocolos vigentes, procedan en consecuencia" y encomendó que se observen los recaudos sanitarios para evitar contagios de coronavirus.

Los jueces entendieron que había que tomar esta medida "en atención al tiempo transcurrido desde los hechos materia de juzgamiento".

Dijeron que esta decisión es sin perjuicio de elaborar protocolos para trabajar en estas condiciones o convocar a la Comisión Interpoderes, que funciona en el ámbito de la Corte Suprema de Justicia de la Nación "atender a las solicitudes efectuadas y procurar su avance".

La fiscal Ramos había argumentado que actualmente existen 22 juicios orales que, en distintas etapas del desarrollo quedaron paralizados y un debate cuyos fundamentos aún no se han dado a conocer.

La fiscal informó a la Casación que estos debates orales que quiere reanudar representan un 3% del total. Aseguró que, de acuerdo con las estadísticas de la procuraduría a su cargo, existen 65 causas elevadas a juicio oral sin fecha de debate asignada, y representa el 11% del total de casos de lesa humanidad que se encuentran sometidos a juzgamiento. Hay 266 casos en etapa de investigación (45%) y el 41% restante se trata de casos con sentencia.

Entre los juicios en marcha y por iniciarse están tramos de los procesos vinculados con delitos sexuales cometidos en la ESMA, con delitos de lesa humanidad cometidos en el Pozo de Quilmes o en Automotores Orletti, entre otros procesos.

"El proceso de juzgamiento de los crímenes de lesa humanidad en la Argentina no admite más demora", escribió la fiscal Ramos, quien dijo que hay cinco procesos en etapa de alegatos (más fácil de retomar porque solo basta que expongan las partes), uno donde restan leer los fundamentos de la sentencia, 10 en plena producción de prueba con la declaración de testigos, tres suspendidos y tres que se están por iniciar.