Coronavirus en la Argentina: el gobierno porteño impulsa una vuelta "escalonada" de la construcción, el comercio y las oficinas

Jaime Rosemberg

La cuarentena estricta va a seguir en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano, aunque el lunes retornarán algunas actividades puntuales con horarios escalonados para evitar que la flexibilización llegue junto con el infierno más temido: las aglomeraciones en el transporte público.

Ese fue el mensaje que el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, le llevó hoy al ministro del Interior, Eduardo de Pedro, en la cuenta regresiva hacia el domingo, cuando expire el plazo de la última prórroga del aislamiento decretado por el Gobierno.

Coronavirus hoy en la Argentina y el mundo: minuto a minuto y las novedades

Minutos antes de las 10, Horacio Rodríguez Larreta llegó a la Casa Rosada. Lo acompañaba su ministro de Salud, Fernán Quirós, quien viene advirtiendo -en público y en privado- sobre los riesgos que traería consigo una apertura pronunciada de la cuarentena. Se fueron dos horas después, habiendo ratificado que la "curva errática" de casos en la ciudad no permite "lujos" como las "caminatas recreativas", autorizadas por el Gobierno hace diez días y rechazadas por Córdoba, Santa Fe y la misma ciudad a través de un comunicado conjunto.

Más allá de las limitaciones generales, fuentes del gobierno porteño afirmaron a LA NACION que durante la reunión -de la que participaron, además, el jefe de gabinete, Santiago Cafiero; la secretaria legal y técnica, Vilma Ibarra, y a la que se sumó vía teleconferencia el gobernador bonaerense Axel Kicillof- el gobierno porteño presentó un borrador de reapertura por sectores dividida en horarios: la construcción privada, con arranque a las 6 de la mañana; los comercios habilitados, a las 8, y a las 10, las oficinas. También plantearon -en acuerdo con la provincia- la posibilidad de que las grandes empresas renten micros para llevar y traer a sus empleados. Estas medidas formaron parte de las recomendaciones que el ministro de Transporte, Mario Meoni, le hiciera al jefe de gobierno la semana pasada.

"Fue una reunión de trabajo, estuvimos analizando alternativas, estamos viendo cómo evolucionan los casos hoy, mañana y pasado, luego decidiremos", dijo Rodríguez Larreta a los periodistas en el hospital Muñiz, luego del encuentro en la Casa Rosada.

"Los funcionarios nacionales avanzaron en la agenda común en la que vienen trabajando, principalmente evaluando la situación en la zona metropolitana en lo referido al tránsito, transporte público, circulación de personas y actividades exceptuadas", reza el comunicado oficial distribuido por el gobierno nacional.

"Vamos a mantener la cuarentena estricta con alguna apertura muy protocolizada ya que los números de la última semana nos dan una cierta estabilidad de la curva, de forma errática, pero pareja al fin", afirmaron desde el edificio de Parque Patricios. Además de la construcción privada, la ciudad quiere generalizar el sistema de "take away", abrir algunos comercios y retomar excavaciones de obras abiertas, por razones de prevención.

La apertura, como repiten los funcionarios, estará sujeta al comportamiento social -respeto de los protocolos de higiene y distanciamiento social- y a que no se dispare la curva de contagios y fallecidos. "Si no se cumplen las reglas y la gente sale toda junta, es una catástrofe y volvemos para atrás", afirmaron cerca de Larreta, preocupado por los geriátricos, los barrios de emergencia y los profesionales de la salud, donde están concentrados los grupos de riesgo de la pandemia. El viernes, prometieron fuentes oficiales, habrá una propuesta conjunta que se plasmará en el DNU que prorrogará la cuarentena hasta la medianoche del domingo 24.