Coronavirus en la Argentina: una foto para dar por superado el cortocircuito entre Nación y Ciudad por las salidas de esparcimiento

Gabriel Sued

El cortocircuito entre el gobierno nacional y el gobierno porteño por el anuncio sobre salidas de esparcimiento en el marco de la cuarentena por el coronavirus quedó atrás. Ese es el mensaje que procuraron dar hoy el ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro, y el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, en un encuentro que compartieron en la Casa Rosada.

"Acordaron seguir trabajando en una agenda común para los próximos diez días y seguir evaluando la situación en la zona metropolitana, principalmente en lo referido al tránsito y circulación de personas, como así también en las medidas de seguridad en el transporte público de pasajeros", dice el comunicado de prensa que se difundió después de la reunión.

El dato político está en la foto, que muestra a los dos funcionarios conversando amablemente, en el despacho del ministro del Interior. "La idea fue mostrar de nuevo sintonía y trabajo con todas las jurisdicciones, en especial con la Ciudad de Buenos Aires", dijeron en la Casa Rosada. "Ya se descomprimió todo", agregaron.

Coronavirus en la Argentina. De Patricia Bullrich a Sergio Berni: las críticas a la liberación de presos

En el gobierno porteño evitaron lecturas políticas de la reunión, pero hicieron hincapié en que se trabaja de manera coordinada, como antes de los anuncios. "Inclusive el sábado y el domingo Horacio estuvo en dialogo con Wado", detallaron.

El sábado a la noche, el jefe de gobierno llamó a varios funcionarios nacionales para entender los alcances de los anuncios del Presidente. El domingo, un día después de los anuncios de Alberto Fernández, firmó un documento conjunto con los gobernadores Axel Kicillof, Omar Perotti y Juan Schiaretti para anunciar que no iban a permitir las salidas para esparcimiento. Fernández estuvo al tanto del documento.

Si bien el Presidente hizo ayer un "mea culpa" sobre la comunicación de los anuncios, defendió la idea y advirtió que algunos gobernadores le habían pedido autorizaciones para actividades más riesgosas que salir a caminar. Puso como ejemplo la solicitud de la Ciudad de Buenos Aires para habilitar la modalidad de take away, para retirar comida en los locales gastronómicos. "No hay conflicto", dijo Fernández, pero la tensión no se había disipado.

"Nación y Ciudad vienen trabajando coordinadamente y centralizando esfuerzos en cuanto a las medidas de prevención, como por ejemplo con la instalación de cámaras térmicas para tomar la temperatura en las estaciones de trenes de Constitución y Retiro, la desinfección en los medios de transporte y los operativos de control vehicular", se completa en el comunicado. El álbum de la concordia podría completarse esta semana con una foto entre el Presidente y el gobernador bonaerense.