Coronavirus en la Argentina: las clínicas privadas podrán hacer hasta 7500 tests diarios para descomprimir el sistema de salud público

Fabiola Czubaj

Las instituciones privadas deberán notificar al Malbrán los resultados de los tests

Las clínicas y los sanatorios que cuenten con el equipamiento y el personal técnico preparado para diagnosticar la enfermedad por el nuevo coronavirus (Covid-19) en sus pacientes no necesitarán la confirmación del resultado en Anlis Malbrán u otro laboratorio de referencia provincial.

Esta medida, que las autoridades sanitarias y el sector privado empezaron a definir en el último mes, amplía la capacidad de detección por la técnica de PCR con el análisis de hasta 7500 muestras más por día en los 46 laboratorios de centros con internación. Ayer, en el país, se estudiaron apenas 1700 muestras de pacientes en la red nacional de laboratorios, de acuerdo con el Ministerio de Salud de la Nación.

"A partir de la mayor disponibilidad de los kits de análisis para Covid-19, las clínicas y los sanatorios privados con disponibilidad para internación tomarán a su cargo la realización del test a pacientes con síntomas de coronavirus, sin recurrir al Malbrán", informó ayer la Unión Argentina de Salud (UAS), en nombre de las cámaras de empresas del sector privado de la salud.

La medida, según se explicó, servirá "para que los recursos sean utilizados de manera más eficiente y con el propósito de que los hospitales y los pacientes del sistema público tengan mayor disponibilidad y rapidez en la entrega del diagnóstico".

Retrasos

La entrega del resultado diagnóstico, ya sea positivo o negativo para la infección por el nuevo virus SARS-CoV-2, estaba demorando entre cuatro y cinco días, en promedio, para los pacientes atendidos en centros privados, de acuerdo con datos de la Cámara Argentina de Laboratorios de Análisis Bioquímicos (Calab). Eso se traduce en días de uso de camas.

"El interés en poder disponer con la capacidad instalada para el diagnóstico por PCR de Covid-19 en los sanatorios y las clínicas con equipos entrenados en el uso de la técnica es la velocidad para obtener el resultado de los pacientes que llegan con síntomas que hacen sospechar que podrían haber contraído la enfermedad. Todo el proceso de análisis, desde que llega la muestra, demora seis o siete horas", explicó Alejandro Rapela, secretario de Calab.

Los equipos disponibles permiten analizar hasta 96 muestras simultáneamente. "La técnica es muy similar a la que se usa para diagnosticar influenza. Sólo varía el kit que se utiliza -continuó-. Un bioquímico entrenado en biología molecular conoce cómo operar."

Las técnicas "son universales y la preparación para utilizarlas, tanto de los profesionales del sector público como el privado, es muy buena", dijo Hugo Magonza, miembro de la Comisión Directiva de la UAS y presidente de la Asociación Civil de Actividades Médicas Integradas (Acami).

Este cambio, según coincidieron todos los sectores consultados, agilizará la detección de casos positivos y mejorará el uso de los recursos. "Le permite al Estado redireccionar sus esfuerzos al sistema público, del que depende entre un 30 y un 35% de la población. Con esta decisión, no habrá necesidad de repetir estudios con insumos que ya son escasos. El sistema privado está en condiciones de ayudar a dar una respuesta más rápida."

Actualmente, según explicó, un paciente al que a la mañana se le toma una muestra en una clínica o sanatorio con capacidad diagnóstica, a las 18 puede saber si es positivo o negativo para Covid-19. "Se reduce a 12, 24 o, como mucho, 32 horas un resultado, de acuerdo con la demanda. Hay 46 laboratorios privados que pueden procesar hoy 7500 muestras por día, que, con los 22 laboratorios públicos que están haciendo el estudio, con una capacidad de analizar 4150 muestras diarias, se pueden estudiar 11.650 muestras. Hoy, se hace algo más del 15% por falta de reactivos", señaló Magonza.

Notificación obligatoria

La comunicación de la UAS, que firma su titular, Claudio Belocopitt, aclara que "los resultados positivos que se obtengan a partir del test realizado a pacientes, serán informados de inmediato al Ministerio de Salud de la Nación, de acuerdo con el protocolo definido". Covid-19 es una enfermedad de notificación obligatoria en el país.

Hace un mes, se publicó en el Boletín Oficial la resolución del Ministerio de Salud de la Nación que incorporó a Covid-19 entre las enfermedades de notificación obligatoria, como así también la evolución de los casos y la investigación epidemiológica. Esa obligación, como con el resto de las enfermedad que se deben notificar, alcanza a "los médicos que que asisten pacientes en establecimientos de salud de gestión pública o privada" y, también, a "los profesionales de los laboratorios de gestión pública o privada que estudien muestras de casos sospechosos, probables, confirmados y descartados" y las autoridades de los hospitales, clínicas y sanatorios.

La notificación se hace a través de una ficha epidemiológica al Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud (SNVS) con la información que permita el seguimiento de cada caso.

Ayer, el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires actualizó el protocolo de preparación y respuesta ante Covid-19 y ahí recuerda que "el personal de salud del sector público, privado o de la seguridad social que atiendan casos sospechosos, confirmados y sus contactos están obligados a notificar al SNVS sobre dichos casos, cumpliendo con esta normativa nacional".

En el Hospital Universitario Austral (HUA), donde hay seis pacientes con Covid-19 internados, uno de ellos en terapia intensiva, y monitorean 37 casos de manera ambulatoria, están haciendo el diagnóstico de la infección por el nuevo coronavirus. "Desde la publicación del 30 de marzo en el Boletín Oficial, y de acuerdo con los protocolos de la Provincia de Buenos Aires donde se menciona, hacemos la prueba de PCR y el resultado lo cargamos directamente al SNVS, sin necesidad de un envío a un centro de referencia para su confirmación", indicaron desde la institución.

Otros establecimientos que ya están haciendo el diagnóstico de Covid-19 son el Hospital Italiano, Cemic, el Sanatorio Finochietto, las clínicas del grupo Swiss Medical, el Sanatorio Allende y la Clínica Universitaria Reina Fabiola, de Córdoba, y el Instituto Cardiovascular y los Sanatorios de Niños y Maternidad Oroño, de Rosario, en Santa Fe, entre otros.

Al incorporar la enfermedad por el nuevo coronavirus a la lista de infecciones respiratorias de notificación obligatoria, quedan incorporados a su vigilancia epidemiológica todos los sectores de la salud, las áreas de epidemiología de los municipios, las provincias y la Nación, además de Anlis Malbrán, con la Red Nacional de Laboratorios de Influenza y Otros Virus Respiratorios, y os laboratorios privados con capacidad para el diagnóstico.