Coronavirus en la Argentina: científicos y referentes sociales piden el cierre de las fronteras

·2  min de lectura
En el aeropuerto internacional de Ezeiza, los turistas deben someterse a un test de coronavirus después de sus viajes
Archivo / Fabian Marelli / LA NACION

Luego de que el gobierno de Alberto Fernández anunciara restricciones afín de limitar un posible aumento de casos de coronavirus en la Argentina, un grupo de científicos solicitaron que se endurezcan las medidas con el cierre transitorio de fronteras. “Solicitamos a las máximas autoridades nacionales imponer el cierre de nuestras fronteras, en particular para personas provenientes de Brasil y el control estricto tanto de las fronteras con el resto de nuestros países vecinos como de los vuelos internacionales”, reza el comunicado.

El pedido, que acumula miles de firmas de científicos y académicos, se realizó para “prevenir la llegada de variantes mucho más transmisibles y peligrosas” de coronavirus. El documento, que incluye un formulario para que cualquiera apoye la misiva, contó con el apoyo de investigadores del Conicet, como Andrea Gamarnik, directora del Instituto de IBBA, Ruth Rosenstein, Roberto Etchenique y Alberto Kornblihtt; Nora Cortiñas, presidenta de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora; Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz y hasta el hermano de Santiago Maldonado, Sergio, como miembro de la Internacional Progresista, entre muchos otros.

En la lista de solicitudes se sumó el pedido de “un confinamiento obligatorio por un lapso de 14 días para todos aquellos que reingresen a nuestro país, en hoteles o centros previamente asignados a esta tarea”. “Estas medidas deberían ser independientes de los estudios diagnósticos que los viajeros acrediten, atendiendo a que los mismos son incapaces de descartar la existencia de un proceso infeccioso incipiente”, subraya el pedido al Gobierno.

“Evitar o al menos demorar la circulación comunitaria de la variante P1 en el país, mientras avanza la vacunación, podría significar salvar miles de vidas”, enfatizan los firmantes.

El pedido de miles de personas a autoridades gubernamentales -enfocado primeramente en cerrar las fronteras con Brasil- llega luego de que el país gobernador por Jair Bolsonaro se vea sometido a una fuerte crisis sanitaria por el aumento en los casos atribuidos a la propagación de una variante altamente contagiosa del virus, llamada P1, que se cree que se originó en la ciudad amazónica de Manaos. Los datos preliminares sugieren que la variante P1 podría ser hasta dos veces más transmisible que la versión original del virus.