Coronavirus en la Argentina: Carlos Heller negó cambios en la base imponible del impuesto a las grandes riquezas

Laura Serra

El presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, el diputado oficialista Carlos Heller, negó que baje de 200 millones de pesos a 150 millones de pesos la base a partir de la cual se aplicará el impuesto a las grandes fortunas, una iniciativa con el fin de recaudar fondos para afrontar el impacto del coronavirus y que impulsa el jefe del bloque, Máximo Kirchner, pero que, a dos meses de anunciada, aún no se presentó.

"El número de 200 millones no es un número arbitrario. Nos permite circunscribir el gravamen a unas 12.000 personas humanas. Si lo bajáramos a 150 millones, como leí en alguna publicación, estaríamos incorporando 20.000 personas más, es decir alcanzaría a más de 30.000, y según nuestros números, el aumento del potencial recaudatorio no está en proporción a la cantidad de gente, por eso hicimos esa raya", explicó Heller en declaraciones al canal Diputados TV.

Por esa razón, el diputado reiteró que no se puso "un número caprichoso" sino que se trató de encontrar "un punto de equilibrio entre la menor cantidad de gente alcanzada y la mayor cantidad de dinero a recaudar".

Borrador

Según trascendió del borrador de la iniciativa, se tomaría como base de cálculo los bienes personales resultantes al 31 de marzo pasado, sin deducción de mínimo no imponible alguno. Las alícuotas a aplicar serían progresivas: del 2% a los patrimonios hasta $400 millones; del 2,5% a los patrimonios entre $400 millones y $3.000 millones y del 3,5% a los patrimonios superiores a los $3000 millones.

La recaudación del impuesto, que se estima entre U$S 3000 y U$S 4000 millones, sería destinado a la compra y/o elaboración de equipamiento médico, elementos de protección, medicamentos y todo otro insumo crítico para la prevención y asistencia sanitaria, vinculados a la pandemia del COVID-19; al refuerzo de las transferencias a personas que hayan perdido sus ingresos por la crisis ocasionada por la pandemia del COVID-19, y a subisdios a las micro, pequeñas y medianas empresas más castigadas por el efecto económico de la pandemia.

Sobre este punto, el diputado de Consenso Federal Alejandro "Topo" Rodríguez insistió en que la recaudación que genere este impuesto debería destinarse a financiar a las Pyme para la obtención de créditos a tasa cero. Es la contrapropuesta que presentará su bloque al oficialismo cuando se inicie el debate del proyecto en las comisiones.

"Se cumplen dos meses de que el oficialismo habla de un proyecto de impuesto a las fortunas. Habla, pero no lo muestra -advirtió Rodríguez-. Heller propone destinar la recaudación se destine a asistir a los trabajadores de las pymes más castigadas por la pandemia, a quienes viven en los barrios más afectados y a adquirir insumos sanitarios. Con esos postulados ya queda claro que el ofícialismo no va a aprovechar esta oportunidad para dar un impulso a las Pymes, poniendo los fondos del nuevo tributo al servicio del apoyo crediticio a tasa cero y, ya que se crea una carga contributiva, equilibrarla con un alivio impositivo. En este caso, un alivio para las Pymes."

Heller anunció que la iniciativa ingresará a la Cámara baja en los próximos días para iniciar el tratamiento en comisiones, aunque aclaró que se buscarán consensos con la oposición ya que "los proyectos impositivos requieren mayoría especial" de 129 votos.