Coronavirus en la Argentina: Axel Kicillof se plantea volver a fase uno ante el riesgo de un colapso de las terapias intensivas

María José Lucesole

LA PLATA.- La provincia de Buenos Aires vislumbra el colapso del sistema de salud por el vertiginoso ascenso de contagios de Covid- 19.Con el 48 por ciento de las camas en Unidades de Terapia Intensiva (UTI) de la provincia ocupadas, el gobierno se propone evitar la saturación que se proyecta para fin de julio: antes regresará a la fase uno, de aislamiento estricto.

Con más de 1120 nuevos enfermos por día en este territorio, la aceleración de casos en La Matanza, Avellaneda, Lanús y Lomas de Zamora -todos distritos vecinos a la Capital- forzó no solo a limitar los permisos de circulación. También a un diálogo político entre Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta para unificar criterios en el Área Metropolitana.

El mapa bonaerense de la pandemia, municipio por municipio

"Estamos estudiando pasar a fase uno, de acuerdo con los nuevos indicadores. Si sigue evolucionando, la única medida es mayor aislamiento", anticipó el gobernador. Avisó a la población: la conducta ciudadana de este fin de semana determinará, en alguna medida, las decisiones políticas a partir del lunes.

"Estamos al límite", dijo a LA NACION un funcionario al tanto de los indicadores minuto a minuto. La tasa de duplicación del virus marca un escenario con colapso de las UTI entre el 15 y el 25 de julio.

"Si esto sigue así indefectiblemente vamos a endurecer medidas", admitió el gobernador Kicillof."En los próximos días diremos si hay que ir a algo mucho más drástico".

"Nos preocupa porque cuando crecen los contagios crece la ocupación de camas", añadió. Para medir ese movimiento se armó una mesa técnica que hará un indicador compuesto del AMBA, que tiene que ver con la evolución de contagios y mortalidad. La tasa de letalidad aún es baja: 2,44 por ciento. En otras palabras: 435 hombres y mujeres fallecieron desde el inicio de la pandemia que ya afectó a 17.800 personas en este territorio.

Pero este índice aún bajo podría variar en apenas semanas: el dato clave es cuantas camas de terapia intensiva están utilizadas. "No es para alarmar. Esa es la realidad. No importa si duplicamos las camas -sumamos mil camas en provincia- cuando la pandemia se acelera se van ocupando" destacó Kicillof.

De acuerdo a los datos aportados por el ministerio de Salud de las 4946 camas de ciudados intensivos que hay en la provincia -tanto de administración pública como privada- hay ocupadas 2361. Pero solo 191 con casos de Covid-19.

Alberto Fernández definirá cómo seguir en una reunión clave con Larreta y Kicillof

En lo que respecta a cuidados intermedios, hay 3367 camas, de las cuales están ocupadas 1607, con 162 casos de Covid-19. Y de las 17.549 camas de cuidados mínimos, hay ocupadas 8321, de las cuales 737 corresponden a coronavirus. Hay un total de 12.290 camas ocupadas por distintos motivos sobre un total de 25.928.

Los testeos

Mientras tanto, se intenta aumentar el número de testeos, que ya suman 100.000 en la provincia. Los casos en barrios vulnerables se encuentran en la mayoría de los asentamientos donde llega el plan detectar y los efectores del ministerio de Salud mas el ministerio de Desarrollo Social.

Operativo de testeo en La Cava de Villa Fiorito, en Lomas de Zamora

"Hoy en todos los barrios encontramos positivos. Pero no hay grandes brotes en este momento", informó Nicolás Kreplak, viceministro de Salud de Buenos Aires.

"Estamos preocupados. La gente se fue cansando del aislamiento, fue abandonándolo más allá de las fases. Hay que volver a quedarse en casa. Reducir al mínimo indispensable las salidas. Más del 40 por ciento son contagios comunitarios, no localizables", añadió.

El funcionario sabe que el hartazgo de un sector de la comunidad puede ser el talón de Aquiles. A ellos les habló durante una entrevista en Radio Provincia: "No tenemos que hacer una cuarentena para toda la vida. Hagámosla hasta que podamos tener suficientes tratamientos que puedan salvar vidas".

Mapa y estadísticas en tiempo real del Covid-19 en la Argentina

Las mayores expectativas están centradas en el plasma de enfermos recuperados. "Es un éxito -consideró Kreplak-. Estamos ensayando la utilización en fases muy tempranas para abortar la enfermedad grave. Esto es muy interesante. Si lográramos evitar la enfermedad grave sería revolucionarios. Es muy posible que este funcione", dijo.

Pero allí, una vez más tendrá un rol fundamental la comunidad: de las 3530 personas recuperada 60 donaron plasma.

De esos donantes se obtuvieron unas 190 unidades que lograron transfundir a 160 pacientes. Solo ocho fallecieron. Pero la aritmética indica que las dosis de plasma que en este momento están disponibles no alcanzan para los 191 pacientes internados en terapia intensiva. Los pacientes recuperados serán invitados a donar, con mayor insistencia, esta semana. A los donantes se les devuelve la sangre un vez que se les extrae el plasma.