Coronavirus en la Argentina: aumentaron los controles en las estaciones de trenes

Federico Acosta Rainis

Hay mayores controles en la estación de Constitución

El último día hábil de la semana arrancó con cambios en la Capital y el Gran Buenos Aires. A las 0 de hoy caducaron todos los permisos de circulación excepto los de trabajadores esenciales, únicos habilitados a partir de ahora para usar el transporte público. Para verificar el cumplimiento de las nuevas normas, las autoridades anunciaron que habrá más controles de las fuerzas de seguridad, especialmente en las zonas de mayor afluencia, como estaciones de subtes, trenes, terminales de colectivos y centros de trasbordo.

Avance del virus en la Argentina

Son medidas tomadas por el gobierno nacional en conjunto con sus pares porteño y bonaerense para intentar reducir la circulación de personas en el Área Metropolitana de la Ciudad de Buenos Aires (AMBA), mientras sigue trepando la curva de contagiados por coronavirus en la Argentina: ayer fue otra jornada con cifras record en nuestro país, con 1958 casos nuevos y 35 fallecimientos.

Las últimas víctimas de la pandemia

En las primeras horas de la mañana, la zona de Constitución registró un movimiento algo menor a lo habitual. En la estación del Ferrocarril Roca había una entrada y cuatro salidas habilitadas en donde al menos dos docenas de efectivos de la Policía Federal verificaban que los pasajeros tuvieran el permiso. "Por favor, mantener un metro de distancia con otras personas", indicaba con un megáfono un agente que caminaba de un lado al otro del hall.

La Policía pedía mantener la distancia

"Quise sacar el permiso de nuevo, pero ayer intenté y la página web no funcionó. Así que ahora terminé bajando la aplicación, espero que sirva", explicó Norma Coronado al bajar del tren. Todos los días viaja desde Monte Grande al centro para trabajar como cuidadora de personas mayores y tuvo que tramitar otra vez su permiso permiso porque su actividad no está contemplada dentro de las 24 actividades esenciales. "Hoy el vagón estaba tranquilo", agregó mientras esperaba en la fila con la app Cuidar activa en su celular y el código QR a la vista. Finalmente, pudo pasar sin problemas.

"Acá te verifican todo pero en las otras estaciones no -dijo Roberto Lavella, un panadero de 50 años-. Yo tomo el tren a las 8.30 en Villa Domínico y vengo acá a tomarme el 59 y nunca me controlaron". Roberto, un canillita que desde hace tres décadas tiene su puesto de diarios en la estación coincidió en que hubo más presencia de las fuerzas de seguridad durante esta semana. Pero opinó que "es todo muy confuso porque la gente no entiende bien si su trabajo es esencial o no", y desconfió de que haya continuidad: "Esto es Argentina, el lunes va a estar todo igual otra vez".

Controles en la estación Constitución

Afuera, en el sector de paradas de colectivos por momentos se formaban largas colas de pasajeros en donde se respetaba poco la distancia social. Como en días anteriores, no había controles para subir o bajar de las unidades. En cambio, en la entrada al subte todo estaba más ordenado y cuatro agentes de Tránsito les solicitaban a los pasajeros el permiso correspondiente.

Accesos a CABA

En los 20 accesos vehiculares habilitados para ingresar a la ciudad también hubo operativos. A media mañana, una larga fila de autos esperaba para acceder a Puente Pueyrredón desde avenida Mitre, en el partido Avellaneda, previo paso por un retén de Prefectura Nacional. En el peaje de Autopista Perito Moreno, mano a capital, varios móviles de la PFA verificaban uno por uno a todos los automovilistas.

"El operativo desplegado en todos los accesos con Policía de la Ciudad y agentes de Prevención y Tránsito funcionó bien -indicaron fuentes del Ministerio de Justicia y Seguridad porteño-. Lo que se pudo observar es que había menos gente en los colectivos. Hubo algunos que no tenían su permiso pero la gran mayoría estaban en regla",

Según datos de la Secretaría de Transporte y Obras Públicas, fueron 154 mil los vehículos que hasta las 18.30 circularon por las autopistas del distrito, 3% menos que el viernes de la semana pasada. En las principales avenidas, la merma fue apenas mayor, con 195 mil vehículos, 4% menos que la semana pasada. En los colectivos (datos correspondientes a todo el jueves) también hubo una disminución de pasajeros: fueron 2.315.000, un 8% menos que siete días días antes.

Controles en la subida del puente Pueyrredón, del lado de provincia hacia Capital

"Me parecen importantes estos controles porque hay mucha gente que no debería estar circulando. Yo soy de salud y cada vez que paso por acá, todos los días desde hace dos meses, me piden el permiso", contó Sonia Álvarez, una enfermera de 54 sentada a bordo de un interno de la línea 78.

El colectivo en el que viajaba acababa de detenerse en el control obligatorio dispuesto sobre avenida San Martín, a metros de avenida General Paz, y una agente de Tránsito se dirigió a los siete pasajeros: "Por favor, celular y DNI en mano". Todos estaban con sus permisos en regla, de modo que unos minutos después la unidad siguió viaje sin inconvenientes. Antes de arrancar, el chofer aseguró que en los dos recorridos que llevaba realizados durante la jornadas, llevó menos gente que de costumbre. "Diez personas menos en cada vuelta", dijo.

Algo similar señaló un empleado del Ministerio de Seguridad porteño que coordinaba el retén, dividido en carriles distintos para particulares y transporte público: "Ayer a esta hora habíamos hecho volverse a 30 personas por no tener permiso. Hoy vamos solo 12, ocho de autos y cuatro pasajeros de colectivos". Hubo varios casos de trabajadores no esenciales que renovaron su permiso en las últimas horas de ayer pensando que les iba a durar todo el día de hoy, pero como lo hicieron antes de las 24, después fue dado de baja. "Hay mucha confusión. Tratamos de hacer docencia y a veces les ayudamos a tramitarlos", relató.

Cerca las 11:30, Francisco Ramírez se convirtió en el decimotercer bonaerense que no pudo entrar hoy por ese acceso a la ciudad. Iba rumbo a su trabajo en una empresa de logística en el barrio de Chacarita, pero lo bajaron del colectivo por tener el permiso vencido. En la vereda, un policía le labró un "aviso formal sin consecuencias legales" y le advirtió: "Si mañana salís de nuevo sin permiso, entonces vas a estar en delito".

Cabizbajo, el joven de 22 años dio media vuelta y comenzó a caminar hacia la General Paz, para volver a su domicilio en Loma Hermosa. "En la consultora me habían dicho que no necesitaba cambiar mi permiso. Hoy ya no voy a poder ir al laburo -lamentó Ramírez, cuyo trabajo no es fijo, sino temporal-. Todo bien con que hagan los controles, pero esto me arruinó el día".