Coronavirus en la Argentina: Alberto Fernández evalúa dejar atrás el ASPO en el área metropolitana

LA NACION
·2  min de lectura
Horacio Rodríguez Larreta, Alberto Fernández y Axel Kicillof se reunirán mañana para definir las nuevas aperturas del área metropolitana
Fuente: Archivo

El presidente Alberto Fernández anunciaría mañana el final de una etapa para el área metropolitana que en los hechos terminó hace mucho tiempo: la Ciudad y el conurbano bonaerense dejarían de estar en Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) para pasar al Distanciamiento Social (DISPO).

La decisión final la tomará el Presidente mañana en el encuentro que mantendrá con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, a las 10, en la quinta presidencial de Olivos. "Lo vemos más convencido", dijo uno de los hombres de su máxima confianza.

La vacuna rusa es la que genera más confianza entre los argentinos, según una encuesta

Si bien todo indica que el jefe del Estado dará este paso mañana en el mensaje que enviará por la tarde a la ciudadanía, lo cierto es que nadie en la Casa Rosada se animó a confirmar el cambio de status. Es que Fernández estaba decidido a dar este paso hace dos semanas, pero después de hablar con los gobernadores resolvió posponerlo.

La modificación de la etiqueta igualmente generará pocos cambios en el área metropolitana. Lo principal es que las decisiones sobre qué actividad se abre o se mantiene cerrada será potestad de cada distrito. Hasta ahora todo pasaba por las manos del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

Además, ya no habrá que tener el permiso para circular. Igualmente, fuentes oficiales confirmaron a LA NACION que el transporte público continuará siendo de uso solo para los trabajadores esenciales. Quedarán habilitadas también las reuniones sociales y familiares en casas particulares. Otra particularidad de la fase DISPO es que se permitiría habilitar la capacidad instalada de los locales cerrados hasta el 50%, incluyendo a espectáculos en cines y teatros, deportivos y religiosos.

Después del mensaje presidencial, que será por la tarde desde la Casa de Gobierno, Rodríguez Larreta y Kicillof comunicarán por separado cómo impactará el cambio en la ciudad y la provincia. La decisión está fundada en los números de nuevos contagios y la ocupación de las camas de terapia intensiva. Este jueves, por ejemplo, en la Capital hubo 476 nuevos casos, mientras que en Buenos Aires sumaron 3240, ambos muy lejos del pico que contagios de agosto.

Con este cambio, el Presidente reforzará el mensaje de que comenzó la etapa de la pospandemia y de la "reconstrucción" de la economía.

Aborto: Sergio Massa enfatizó que el Congreso será un lugar "neutral y abierto" al debate

Además de permitir los encuentros sociales, Rodríguez Larreta habilitará deportes grupales de hasta 10 personas como el fútbol, básquet, rugby y hockey, siempre que sea en prácticas recreativas.

Kicillof, en tanto, mantuvo un encuentro con el comité de expertos que lo asesora para evaluar la situación epidemiológica del distrito y después conversó con varios intendentes. "Estamos lejos de poder decir que hemos derrotado el virus, sí podemos decir que logramos fortalecer el sistema sanitario como nunca antes", dijo el mandatario provincial.