Coronavirus en la Argentina: unos 40 docentes porteños marcharon contra la vuelta de las clases presenciales

Alejandro Horvat
·3  min de lectura

A las 15 un grupo de 40 manifestantes de la Asociación de Enseñanza Media y Superior (Ademys), se manifestó frente al Ministerio de Educación de la Nación, en el Palacio Sarmiento, sobre la calle Pizzurno, para reclamar contra la revinculación de los alumnos en la ciudad Al gobierno porteño le critican que impulsaron una reapertura cuando aún no estaban dadas las condiciones sanitarias, mientras que al Ejecutivo nacional le reprochan que le dio la libertad a cada jurisdicción de abrir las escuelas según la evaluación que hicieran las autoridades sanitarias de cada distrito.

Educación: Cada jurisdicción definirá cuándo comienzan las clases en 2021

"Denunciamos que, a nuestro entender, la de las escuelas es una reapertura prematura que, además, son actividades parciales, no educativas, sin un plan pedagógico y sin un plan presupuestario para brindar todos los elementos de protección necesarios", señaló Amanda Martín, secretaria gremial de Ademys.

La sindicalista agregó que, según su visión de la situación sanitaria, las condiciones de seguridad no están dadas e indicó que muy pocos estudiantes asistieron a las burbujas propuestas por la Ciudad para comenzar la revinculación de los alumnos y alumnas de quinto año, primer año, séptimo grado, primer grado y preescolar. "En San Telmo hay escuelas donde casi no fue ningún chico, es decir que los padres también tienen miedo", dijo Martín, aunque no pudo especificar una cifra exacta que haya salido de ese relevamiento.

La situación sanitaria

Por parte del Ministerio de Educación de la Ciudad, en primer lugar afirman que, en algunos casos, sí se están viendo contenidos curriculares, como sucede en las escuelas técnicas, que además fueron las primeras en reabrir. En estos colegios, los alumnos, señalan, necesitaban asistir a los talleres para poder llevar adelante el aprendizaje de muchas asignaturas.

"Es muy importante que aquellos que empezaron este año nuevas etapas como la primaria y la secundaria puedan contar con espacios de presencialidad para reencontrarse con sus compañeros, sus docentes y crear sus espacios de pertenencia. Creemos que la escuela es el mejor lugar para que los chicos y las chicas puedan aprender, desarrollar su potencial e integrarse socialmente; y la forma en la que acompañamos estos comienzos será fundamental para su trayectoria educativa", dijeron a LA NACION fuentes del Ministerio de Educación de la Ciudad.

Mientras que, voceros del Ministerio de Salud porteño afirmaron que, según la evaluación de los especialistas de la cartera, están dadas las condiciones para este regreso escalonado y parcial a la presencialidad. "De hecho, se consensuaron indicadores junto con el Ministerio de Salud de la Nación para que se comenzara con un inicio paulatino de revinculación", agregaron.

"Daño"

"Es un protocolo muy seguro. Intentamos evitar un daño social irreparable a niños que perdieron el vínculo con la escuela", dijo el ministro de salud porteño, Fernán Quirós, en agosto cuando presentaron el protocolo que que algunos alumnos empezaran a volver a las aulas.

"Insistimos con que todo esto es improvisado. En vez de darle una computadora y herramientas a los chicos, avanzaron con esta apertura de escuelas cuando no estaban dadas las condiciones. Si bien están bajando los casos en la ciudad, faltan solo seis semanas para que termine el ciclo lectivo y esto significa exponer a todos a un riesgo innecesario", argumentó Martín.

Voceros del Ministerio de Educación porteño señalaron que desde abril entregaron 28.500 computadoras a los alumnos que las necesitaron. En cuanto a la cuestión sanitaria, en la Ciudad, los casos de Covid-19 están en baja hace dos meses. Ayer se notificaron 460 casos confirmados, mientras que el 4 de septiembre fueron 1278.