Coronavirus: Arabia Saudita suspendió la visita de peregrinos a la Meca por la epidemia

LA NACION

Arabia Saudí suspendió el acceso a la Mecca y Medina, lugares sagrados de Medio Oriente, por el temor a un aumento en los casos de coronavirus

La epidemia de coronavirus trascendió varias fronteras a nivel global, incluido Medio Oriente. Ya se registraron 350 casos positivos desde que inició el brote que tuvo epicentro en Wuhan, China.

A través de una medida sin precedentes en la historia moderna de Oriente, las autoridades de Arabia Saudí aplicaron, de momento, la restricción a extranjeros a la ciudad de La Meca y a la Kaaba. La mezquita del profeta Mahoma en Medina, también se clausurará.

La decisión radica en el temor a una escalada significativa del brote, y que perdure hacia la fecha donde se celebra el haj, donde alrededor de 1.800 millones de musulmanes de todo el mundo peregrinan hacia esos lugares sagrados.

"Pedimos a Dios Todopoderoso que libere a la humanidad de todo daño. Arabia Saudí renueva su apoyo a todas las medidas internacionales para limitar la propagación de este virus, e insta a sus ciudadanos a tener cautela antes de viajar a países que tienen brotes de coronavirus'', comunicó el Ministerio de Exteriores saudí.

Irán, el país de Medio Oriente con las cifras más alarmantes

El centro del brote de coronavirus en Irán sería en la ciudad santa chií de Qom, donde los fieles se arrodillan para besar y tocar un famoso santuario.

Con un total de 26 víctimas y 245 casos confirmados el jueves, según el vocero del ministerio de Salud, Kianoush Jahanpour, Irán es la nación islámica más afectada. Algunos expertos temen que este país no esté informando correctamente las cifras de infectados y muertos, dada la rápida propagación del virus hacia el Golfo Pérsico.

El ministro de Salud, en alusión a la gran cantidad de afectados por el COVID-19, esbozó que se están realizando exámenes en distintos laboratorios a posibles portadores del virus, y que las cifras podrían aumentar bruscamente en los próximos días.

En esa misma línea y como medida para preservar a los ciudadanos, las autoridades informaron que se cancelarán las oraciones de los viernes en Teherán y otras ciudades, de acuerdo con agencias noticiosas de Irán.

En tanto, se confirmó que el funcionario encargado de la respuesta a la epidemia contrajo la enfermedad.