Coronavirus: alerta de transportistas argentinos por las duras exigencias que impuso Chile

·3  min de lectura
Los transportistas se muestran preocupados por las nuevas exigencias de la vecina nación. Ahora, se les pide un PCR negativo con validez de 72 horas, lo que complica a quienes realizan más de un viaje a la semana y sufren demoras en los controles fronterizos o a quienes vienen de destinos más lejanos como Brasil.
MARCELO AGUILAR LOPEZ

MENDOZA.- Las nuevas medidas restrictivas que impuso Chile a partir del lunes 5 de abril cayeron como un baldazo de agua fría entre los transportistas argentinos y brasileños, principalmente. La obligación de presentar un PCR con una validez de 72 horas preocupa a los camioneros ya que consideran que no todos podrán cumplir con esos plazos, y más aún si se tiene en cuenta que realizan más de un viaje a la semana.

La situación epidemiológica en la nación trasandina es por demás inquietante por el sorprendente crecimiento de los contagios, más allá del avance del plan de vacunación de la población. Así las cosas, la decisión del Gobierno chileno de reforzar las medidas sanitarias de ingreso al país durante un mes, con el cierre de las fronteras, puso en alerta a los trabajadores del volante, quienes también aseguran que se pone en riesgo ahora el abastecimiento de la región. Por día, más de 500 camiones circulan hacia la vecina nación; de hecho en plena pandemia han sido clave para la distribución de alimentos y mercadería de primera necesidad.

La principal queja de los transportistas radica en las exigencias con los testeos, ya que aseguran que los trámites aduaneros de este lado de la Cordillera, sobre todo en Uspallata, suelen demorar hasta 48 horas, lo que atenta contra los tiempos que reclama el Ministerio de Salud de Chile para ingresar a su territorio con un PCR negativo con antelación de tres días.

“Es algo ilógico e imposible de cumplir, con una situación que complica a los trabajadores y a las empresas, cuando deberían recibir una atención especial, y hasta ser vacunados, como personal estratégico, y no estar sobreexigiendo con los testeos”, explicó a LA NACION un camionero mendocino que prefirió reservar su identidad. Desde la Asociación de Propietarios de Camiones de Mendoza (Aprocam) ya se han manifestado en este sentido, sobre todo por las demoras que deben enfrentar en cada viaje en los controles fronterizos, y más aún desde esta época del año.

“Los gobiernos de ambos países se tendrán que poner de acuerdo para flexibilizar los pedidos y tener contemplaciones para evitar que se produzco el efecto contrario y hasta se ponga en peligro el abastecimiento porque habrá quienes decidirán no viajar a Chile”, sumó el transportista, poniendo de ejemplo lo que pasará con un camionero que viaja por el día o hasta tres veces a la semana así como quien viene de Brasil y debe esperar en Mendoza para cruzar a la vecina nación, además de tener que hacer luego testeos para salir de ese país y después nuevos PCR para volver a ingresar.

En este sentido, desde el Ejecutivo Chileno, acusaron recibo de los planteos de este lado de la montaña. El gobernador de la provincia de Los Andes, Sergio Salazar, justificó las medidas trasandinas para evitar una escalada mayor de transmisiones pero destacó el trabajo de los transportistas. Por tal motivo, contó que en las próximas horas mantendrá reuniones con funcionarios argentinos para “resolver las dudas y situaciones que se están presentando” tras las inminentes restricciones, con la idea de que la presentación de los resultados se pueda hacer directamente en Uspallata, por si los transportistas deben esperar más tiempo para cruzar. “Tenemos que buscar un mecanismo en cual se exija a los transportistas un PCR en primera instancia”, indicó el funcionario para determinar cuál será finalmente la letra chica de la resolución.