Coronavirus. Alarma en Italia por un récord de casos diarios y una escalada del índice de contagio

Elisabetta Piqué
·4  min de lectura

ROMA.- En semicuarentena desde el lunes y en un clima de creciente alarma por una segunda ola que aparece aún más catastrófica que la primera porque afecta a todo el país -no solo el norte-, Italia superó hoy el umbral psicológico de los 30.000 casos diarios de coronavirus.

En tan solo 24 horas las personas positivas al Covid-19 pasaron de 26.831 a 31.084, un número récord, nunca antes visto, con un aumento de la curva de contagio que ve nuevamente a la región de Lombardía como la más afectada -con casi 9000 contagios diarios-, seguida por Campania (Nápoles), Véneto y Piamonte. En un cuadro de alerta generalizada, el gobierno analiza implementar más restricciones, zonas rojas y un confinamiento "light".

Coronavirus. 20A.EU1: advierten que una nueva variante se expande por Europa

El Instituto Superior de Sanidad (ISS), en efecto, en su informe semanal volvió a constatar un empeoramiento de la situación que hizo pasar al país de un escenario de tipo 3 -compatible con las medidas de más restricciones implementadas el lunes pasado-, a uno de tipo 4, el más grave, de confinamiento, con el virus incontrolado en 11 regiones.

El índice de contagio, el RT, de hecho, trepó de 1,49 a 1,70, superando ese umbral del 1,5 considerado el límite después del cual se entra en "zona roja".

Según los datos, 11 regiones italianas ya han sido clasificadas como de riesgo elevado, con una transmisión no controlada de la enfermedad: se trata de Abruzzo, Basilicata, Veneto, Liguria, Val D'Aosta, Calabria, Lombardía, Piemonte, Puglia, Sicilia, Toscana. Otras ocho regiones fueron clasificadas bajo riesgo moderado, pero con elevada posibilidad de progresar hacia el escalón siguiente en breve: Campania, Emilia-Romagna, Friuli Venezia Giulia, Lazio, Molise, Umbria y las provincias autónomas de Bolzano y Trento.

"Hay algunos contextos regionales en los que es importante evaluar una intervención urgente y selectiva", explicó el profesor Silvio Brusaferro, presidente del ISS, en una conferencia de prensa. "No existe una varita mágica, sino un monitoreo estrecho, continuo, que permite confeccionar la receta semana a semana", precisó el experto, que destacó que para volver a poder efectuar el rastreo de contactos, algo imprescindible, es indispensable volver a aplanar la curva de contagio. "Porque si una persona positiva ya tiene cinco contactos, por lo general tiene más y es un multiplicador enorme", advirtió.

"Son necesarias medidas que favorezcan una drástica reducción de las interacciones físicas entre las personas que puedan alivianar la presión sobre los sistemas sanitarios, incluidas restricciones de actividades no esenciales y restricciones de movilidad, así como la actuación de las medidas previstas", indicó el informe del ISS, aludiendo a las que se implementaron el lunes pasado, que prevé el cierre de restaurantes, bares, heladerías y demás a las 18 y el cierre de cines, teatros, gimnasios y salas de bingo hasta el 24 de noviembre, al menos.

El informe por segunda vez reiteró a los ciudadanos la recomendación de quedarse en casa lo más posible. Es "fundamental" que lo hagan, insistió. Y si alguien lo hace debe respetar las medidas vigentes, como el uso obligatorio del barbijo, el distanciamiento social y el lavado de manos.

Coronavirus: el país con 200 días sin casos de contagio local

Aunque el primer ministro, Giuseppe Conte, esperaba ver el efecto de la semicuarentena implementada este lunes, es inminente otra vuelta de tuerca. Su idea es evitar a toda costa una cuarentena total, como la que hubo en marzo y abril pasados, debido a sus devastadores efectos económicos, por lo que se habla de un confinamiento light, con la implementación de "zonas rojas" regionales, cierre de escuelas -aún abiertas-y de otras actividades y de toques de queda anticipados, al menos por tres semanas. Temas que se discutirían en una reunión del consejo de ministros prevista para esta noche.

El tiempo corre y las cifras de este segunda ola -que afecta a todo el país, a diferencia de la primera- y se está dando en otoño- van creciendo en forma exponencial. Aunque los datos del Ministerio de Salud consignaron una leve baja de víctimas mortales de 217 ayer a 199 hoy (en total se cuentan 38.321 muertes), las personas internadas con síntomas trepaban a 16.994 y en terapia intensiva, a 1746. Al respecto, se considera el número de 2500 pacientes en cuidados intensivos una cifra clave, que podría significar un nuevo confinamiento vista la saturación de los hospitales. Por otro lado, se contabilizan más de 307.000 personas que dieron positivo y se encuentran en aislamiento domiciliario.