Coronavirus: aislamientos cortos, la apuesta de algunos países para fomentar su cumplimiento

Jason Douglas
·6  min de lectura

LONDRES/NUEVA YORK.- Cada vez son más los países que están acortando el periodo de autoaislamiento al que deben someterse las personas potencialmente expuestas al coronavirus para reducir el riesgo de propagar la enfermedad. El argumento de esos países es que con períodos más cortos el cumplimiento sería mayor, y eso contribuiría a controlar la pandemia.

Algunos infectólogos y expertos en salud pública apoyan cautelosamente la idea. Aunque es un cálculo hecho sin demasiados datos, dice que esa compensación podría tener sentido, especialmente cuando el cansancio de los ciudadanos o la incapacidad de cumplir con restricciones todavía más pesadas está complicando los esfuerzos de los gobiernos para hacer frente al rebrote de la pandemia. Luego del relativo recreo del verano boreal, el número de casos en Europa está aumentando aceleradamente, y Estados Unidos acaba de batir un récord, con más de 83.000 casos nuevos en un solo día.

Coronavirus: nuevas revelaciones sobre la inmunidad de los recuperados de Covid-19

Otros, sin embargo, como laOrganización Mundial de la Salud (OMS), dicen que es una apuesta riesgosa que puede ser contraproducente, y que probablemente produzca un aumento de casos. Y como hay lagunas en lo que sabemos sobre el comportamiento exacto del virus, es muy difícil determinar cuál es la mejor estrategia o lapso abreviado de aislamiento.

"Hay una compensación, porque si bien es posible que se nos escapen algunos casos, serían tantas más las personas que cumplen con la cuarentena que los beneficios superarían con creces esas pérdidas", dice Mark Plescia, director de la Asociación de Funcionarios de Salud, que representa a las autoridades sanitarias estatales de Estados Unidos.

En septiembre, Francia redujo de 14 a siete días el período de tiempo que aquellos que han estado en contacto con un caso conocido deben quedarse aislados en su casa. La autoridad sanitaria francesa concluyó que los ciudadanos son reticentes a quedarse en casa durante dos semanas, y que el riesgo de propagación del contagio disminuye con el transcurso de los días.

El 1 de octubre, Bélgica hizo lo mismo, también con el argumento de que el cumplimiento del aislamiento ya era escaso, pero el 19 de octubre tuvo que volver atrás y elevarlo a 10 días, tras verificar un aumento de los contagios. En septiembre, también España acortó de 14 a 10 días el período de autoaislamientoque debe cumplir una persona que estuvo en contacto con un portador del coronavirus.

En Alemania, los funcionarios de salud pública ya anticiparon que a partir del 8 de noviembre podrá reducirse de 14 a 10 días el período de aislamiento, aunque cada región podrá decidir si quiere hacerlo. El gobierno de Gran Bretaña está evaluando la posibilidad de un aislamiento más corto, aunque por ahora lo dejará en 14 días, dijo el domingo Brandon Lewis, miembro del gabinete del primer ministro Boris Johnson.

En Estados Unidos, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) están explorando formas de acortar el período de aislamiento de los escolares que han estado en contacto con personas infectadas, en un intento por acelerar su regreso a las aulas, aunque la recomendación de dos semanas de confinamiento no ha cambiado, lo mismo que para los adultos.

Las reglas para los viajeros que ingresan a cada país son más variadas. En Francia, Bélgica y Alemania, para los viajeros entrantes rige el mismo lapso de aislamiento que para los residentes, mientras que España no impone ninguna restricción a los arribos internacionales. Y algunos países, como Sudáfrica, permiten a los recién llegados evitar el confinamiento si entregan la constancia de un testeo negativo.

Japón exige 14 días de aislamiento a todos los ingresantes por igual, salvo excepciones para los provenientes de algunos países. Gran Bretaña aplica un sistema similar. Esos cambios permanentes de las regulaciones van en contra de los consejos emitidos por la OMS y por el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades.

Algunos científicos y funcionarios de salud pública dicen que es un riesgo adicional que puede valer la pena, porque creen que al reducir el periodo de aislamiento, es más probable que las personas lo cumplan. Desde ese punto de vista, un aislamiento breve puede ser más eficaz para cortar la transmisión del virus que una violación sistemática de los aislamientos prolongados, incluso considerando que algunas personas liberadas antes de tiempo puedan ser contagiosas.

Preocupación

El cumplimiento de las restricciones es una preocupación para todos los gobiernos, que actualmente tienen que lidiar contra el desgaste del apoyo popular por su manejo de la pandemia y la creciente frustración de la gente por los sacrificios y concesiones que se le pidieron para combatir la enfermedad. Un estudio realizado en septiembre por investigadores del King's College de Londres reveló que solo una cuarta parte de los adultos británicos que vivían en un hogar donde alguien tenía síntomas de Covid-19 habían obedecido la indicación de quedarse en casa.

Los lineamientos de la OMS y de otros expertos independientes responden a estimaciones del período de incubación del virus, o del lapso entre el contagio y la aparición de los síntomas. Ese lapso varía de dos a 14 días aproximadamente. Las personas infectadas suelen empezar a ser contagiosa unos días antes de manifestar síntomas, y aunque hay un 40% de asintomáticos, ellos también pueden transmitir el virus: por eso el autoaislamiento y la cuarentena son tan cruciales, dicen los expertos en enfermedades infectocontagiosas.

Varios estudios sugieren que el tiempo promedio de aparición de los síntomas después del contagio es de unos cinco días. Un estudio realizado por el epidemiólogo Justin Lessler y sus colegas de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins, reveló que el 97,5% de los que desarrollan síntomas lo hacen antes de pasados 11,5 días del contagio, según el artículo publicado en Annals of Internal Medicine.

"En base a los datos que tenemos relevados, nuestro límite máximo para el contagio sigue siendo de 14 días", dijo el mes pasado María Van Kerkhove, líder técnica de Covid-19 de la OMS.

Algunos expertos en enfermedades infectocontagiosas coinciden en que es mejor quedarse con los 14 días de aislamiento. "Hay que reducir el riesgo tanto como sea posible", dice Waafa El-Sadr, director de la Iniciativa de Salud Global de la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia.

París. Evacuaron el Arco del Triunfo por alerta de bomba

Para Lessler, aún no hay datos suficientes para determinar qué tan conveniente sería permitir aislamientos más cortos a cambio de un aumento de los casos. Actualmente, hay varios investigadores abocados a tratar de comprender mejor el proceso que va del contagio a la positividad del testo y el desarrollo de los síntomas de la enfermedad.

La vía intermedia que están explorando algunas autoridades de salud pública es testear a la persona justo a la mitad de su periodo de aislamiento. Los modelos proyectivos realizados por investigadores de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres sugieren que un testeo después de siete días de aislamiento es casi tan efectivo para controlar los contagios como un confinamiento de 14 días.

"Si podemos aumentar el cumplimiento del autoaislamiento y al mismo tiempo asegurarnos de tener una política de cuarentena que nos permita detectar tantos casos como sea posible, tendremos lo mejor de ambos mundos", dijo Patsy Kelso, epidemióloga estatal de enfermedades infecciosas del Departamento de Salud del estado de Vermont.

The Wall Street Journal

(Traducción de Jaime Arrambide)