Por el coronavirus, varias aerolíneas suspenden sus vuelos a China

LA NACION

Distintas aerolíneas decidieron suspender o modificar sus vuelos a China hasta tanto no se resuelva la epidemia que mantiene en vilo a los países.

PARÍS.- El impacto del coronavirus que se propaga rápidamente por el mundo, con epicentro en China, empezó a dejar sus efectos en distintas actividades. Varias aerolíneas decidieron suspender o modificar sus vuelos a China hasta tanto no se resuelva la epidemia que mantiene en vilo al mundo.

British Airways y Lufthansa anunciaron la interrupción de todos sus vuelos a China continental y se sumaron a las compañías que ya habían implementado medidas similares debido a la epidemia del nuevo coronavirus que afecta al país asiático.

En el caso de British Airways, la decisión de suspender inmediatamente todos sus vuelos a China se tomó después de que las autoridades de Gran Bretaña recomendaran a sus ciudadanos evitar viajar al país asiático. En su cronograma habitual, la compañía aérea mantiene vuelos diarios que conectan Londres con Pekín y Shanghai.

American Airlines canceló sus frecuencias hacia y desde los aeropuertos de Shanghai y Pekín desde el 9 de febrero hasta el 27 de marzo porque, según destacó, existe una "disminución significativa en la demanda de viajes hacia y desde China".

Por su parte, Lufthansa, la aerolínea de bandera alemana, canceló todos sus vuelos a China. La empresa opera alrededor de diez vuelos diarios desde y hacia el gigante asiático. En tanto, la línea indonesa Lion Air, que cuenta con la mayor flota del sudeste de Asia, y que junto a su filial Batik Air ofrecen vuelos a 15 ciudades chinas, anticipó que también suspenderá sus vuelos a China a partir del 1 de febrero. Esto generará un fuerte impacto sobre las actividades turísticas, ya que se estima que un millón de turistas chinos viajan cada año a Indonesia.

La misma medida asumieron las aerolíneas Myanmar National Airlines, Air KBZ y Myanmar Airways International, que dictaminaron la cancelación a China a partir del 1 de febrero. En tanto, Ukraine International Airlines y Skyup Airlines anunciaron la suspensión de todos sus vuelos a China hasta el 28 de marzo. En coincidencia, Air Austral dio de baja sus traslados entre La Reunión y Cantón desde el 8 de febrero hasta el 1 de marzo.

En el caso de United Airlines, la compañía estadounidense anunció que suspendería algunos de sus vuelos a Pekín, Shanghái y Hong-Kong entre el 1 y el 8 de febrero, a la vez que las autoridades de Estados Unidos recomendaron a sus ciudadanos no viajar a China en estos momentos. La aerolínea Cathay Pacific, cuya base principal se encuentra en Hong Kong, indicó que "reducirá gradualmente" sus vuelos hacia y desde la China continental por lo menos en un 50% a partir del jueves y hasta finales de marzo. Finnair, la línea de Finlandia, que había multiplicado sus vuelos a Asia, suspenderá algunos vuelos, aunque continuará con sus frecuencias a Pekín, Shanghái, Hong Kong y Guanghzu.

Sin embargo, Air France indicó que por el momento no cambiará su programa de vuelos. Como las demás compañías, Air France suspendió sus vuelos a Wuhan, el epicentro de la epidemia, desde el 24 de enero, pero continuará con sus 10 vuelos semanales a Pekín y sus 13 a Shanghai desde París, la ciudad europea mejor conectada con China.

Las medidas que modifican los vuelos despertaron cierto temor sobre el impacto económico que surgirá por el brote del virus. Los hoteles, las aerolíneas, los casinos y los operadores de cruceros se encuentran entre las ramas de la economía que están sufriendo las repercusiones más inmediatas, especialmente en países cercanos a China.

China cortó el acceso a la ciudad central de Wuhan, epicentro del brote, al igual que en otras 16 ciudades para evitar que se extienda más el virus. Por eso, quedaron atrapadas más de 50 millones de personas dentro de esas localidades chinas.

Agencias AFP y AP