Coronavirus: advierten en Uruguay que "la situación es grave" y que "se perdió el respeto por el virus"

LA NACION
·3  min de lectura

MONTEVIDEO.- Inquieto por la probable filtración desde Brasil y también por los casos comunitarios, el ministro de Defensa uruguayo dijo que en Uruguay se "perdió el respeto" por el coronavirus, al que calificó como un "enemigo biológico".

"En todo Uruguay se perdió el respeto por el virus", dijo Javier García. "Existió una baja en la percepción del riesgo. Y cuando se le pierde el respeto a un enemigo biológico las consecuencias pueden ser muy graves", agregó.

Papa Francisco: "Las ideologías sectarizan, deconstruyen y desfiguran la patria"

En conferencia de prensa en la ciudad de Rivera, fronteriza con Brasil, García indicó que se instalaron ocho puntos de control con personal del Ejército para contener el avance del virus en todo el departamento homónimo.

"La situación es grave y no hay que eludir lo que está pasando", señaló el ministro. "Vamos a superar la dificultad pero para eso necesitamos el compromiso ciudadano. Las concentraciones de gente no se pueden realizar. Incluso las familiares", subrayó.

Uruguay tiene el índice más bajo de afectados en América Latina
Fuente: Archivo

Rivera comparte frontera con la ciudad brasileña de Santana do Livramento, y en la práctica son ciudades mellizas que conforman un solo tejido urbano, con una línea divisoria imaginaria por calles y avenidas, lo que facilita los contagios desde Brasil, uno de los países más golpeados del mundo por la pandemia de coronavirus.

Ante el temor de la expansión de casos de Brasil, y también de la Argentina, días atrás el presidente Luis Lacalle Pou anunció que Uruguay mantendrá las fronteras cerradas en la temprada de verano.

El Ejército dispuso cinco puestos de control en el microcentro de Rivera: tres en la zona comercial y dos puestos más en el norte de la ciudad. Además, hay otros tres puestos en la frontera.

"Acabo de estar recorriéndolos, hablando con los efectivos y con vecinos que destacaron la aceptación unánime que tiene la medida. Son puestos de control sanitarios, se toma la temperatura, se insiste en que se utilice el tapabocas y en las medidas de control y distanciamiento para evitar el contagio", comentó.

Tanto el ministro como la intendenta de Rivera, Alma Galup, constataron menos movimiento en el centro de la ciudad luego del refuerzo de la seguridad. "La presencia del Ejército contribuye a un elemento esencial: disuadir. Seguramente el anuncio de las medidas generó un efecto de reacción de no concurrir tanta cantidad de gente", dijo García.

El ministro de Defensa dijo además que la nueva medida dispuesta por el Ministerio del Interior para identificar con adhesivos a los autos extranjeros que ingresen al país ayudará al control de los protocolos.

Plebiscito en Chile: cuatro claves para entender qué está en juego

"Auto que no tenga identificación será devuelto a zona de frontera inmediatamente", agregó.

"Tenemos que volver a tener la percepción del riesgo real y tomar las medias a mano. No hay otra. Medidas que no se fiscalizan y no se hacen cumplir es papel mojado. Hay que ajustar las perillas para hacerlas cumplir. Es mejor hacer cumplir las medidas que arrepentirnos por no hacerlas cumplir", concluyó.

Es en esa esa línea, las autoridades uruguayas reafirmaron que perseguirán, sancionarán y expulsarán del país a aquellos extranjeros que lleguen y no se sometan a la cuarentena obligatoria de siete días.

"Aquellos que incumplan no solo se formalizan y pagan una multa, sino que además se tienen que ir. Estamos en un proceso de armado de la ingeniería legal" para que se pueda llevar adelante, explicó Álvaro Delgado, secretario de la Presidencia de Uruguay.

El País/GDA y Agencia ANSA