Coronavirus. Más de 60 entidades de la carne se expresaron contra las "afirmaciones infundadas y erróneas"

LA NACION

En una carta abierta, más de 60 entidades relacionadas con la cadena de la carne de todo el mundo, refutaron "afirmaciones infundadas y erróneas que intentan establecer un vínculo entre el ganado y la propagación de Covid-19".

"Esto amenaza con distraer la respuesta de salud pública mundial en un momento en que la agricultura animal puede ofrecer lecciones para el manejo de zoonosis de la vida silvestre como parte de la preparación para una pandemia a largo plazo", indicaron.

Entre las entidades firmantes se encuentra la International Meat Secretariat (IMS según sus siglas en inglés), que es la Oficina Permanente Internacional de la Carne (OPIC), de cuyo Comité Ejecutivo forma parte el secretario de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Juan José Grigera Naón.

Según detallaron, durante esta pandemia la cadena de carnes trabaja para garantizar alimentos seguros y accesibles para comer y beber.

"La crisis del coronavirus puso de relieve el increíble desafío de salud pública que enfrenta nuestro mundo, y en ningún lugar este desafío es más evidente que en la producción de alimentos. Alimentar al mundo es una prioridad principal en todas las naciones", agregaron en el documento.

En este sentido, resaltaron cómo la producción de alimentos apoya los altos estándares de seguridad alimentaria y la salud pública y explicaron que el mundo necesita las contribuciones del ganado, donde a nivel mundial "1300 millones de personas dependen del ganado para sus empleos, mientras que miles de millones más dependen del ganado para proporcionar alimentos a sus familias".

"La agricultura animal proporciona leche, carne, pescado y huevos en un momento en que el acceso a alimentos seguros, nutritivos y asequibles es necesario para evitar una posible crisis mundial de hambre, y ofrece un apoyo invaluable para los agricultores que enfrentan graves dificultades económicas severas, en general recurrentes", describieron.

Por este motivo, las entidades ganaderas instaron a que autoridades, grupos intergubernamentales, ONGs y la sociedad apoyen los esfuerzos del sector, donde "el conocimiento y su experiencia pueden ayudar a fortalecer la respuesta mundial de Covid-19 y abordar el creciente riesgo de inseguridad nutricional".

Asimismo, destacaron que la producción ganadera es un sistema regulado y monitoreado con la seguridad alimentaria y la salud pública en su núcleo. "Incluso frente a desafíos sin precedentes, las granjas y las instalaciones de alimentos están tomando todas las precauciones posibles para mantener a los empleados lo más seguros posible, mientras que los productores continúan confiando en la bioseguridad, higiene, vacunación y otras herramientas para control de enfermedades animales", concluyeron.