En Corea, no tienes que explicarle cómo usar TikTok a la abuela

·5  min de lectura
De izquierda a derecha, en la fila superior, Yun Ji-sun, Han Ae-ja, Park In-suk, Park Yoon-sup, Yu Soo-yeon, Lee Hwa-yeon, Kim Kuy-sung, Choi Hye-suk y Lee Hyo-ju; de izquierda a derecha, en la fila inferior, Kwon Jeong-sook, S. K. DayJueng, Choi Soon-hwa, Kim Chil-doo y Kim Yoo-rim de Show Project, una escuela y agencia de modelaje de Seúl, Corea del Sur. (Vía The New York Times)
De izquierda a derecha, en la fila superior, Yun Ji-sun, Han Ae-ja, Park In-suk, Park Yoon-sup, Yu Soo-yeon, Lee Hwa-yeon, Kim Kuy-sung, Choi Hye-suk y Lee Hyo-ju; de izquierda a derecha, en la fila inferior, Kwon Jeong-sook, S. K. DayJueng, Choi Soon-hwa, Kim Chil-doo y Kim Yoo-rim de Show Project, una escuela y agencia de modelaje de Seúl, Corea del Sur. (Vía The New York Times)

SEÚL, Corea del Sur — En 2017, Kim Yura grabó un video durante unas vacaciones que se tomó en la ciudad australiana de Cairns y luego lo publicó en un canal de YouTube.

Como muchos videos en internet que no parecen tener un propósito en específico (y no tanto), se volvió una pequeña sensación (tiene 1,3 millones de visitas) y ha convertido en una especie de celebridad a su coprotagonista, Park Mak-rye, de 74 años, la abuela de Kim. En la actualidad, su canal, Korean Grandma (Abuelita coreana), tiene 1,31 millones de suscriptores.

Aunque Park puede ser uno de los ejemplos más conocidos, no es la única persona mayor que reclama una parte del protagonismo en Corea del Sur, donde un “greynaissance” (un renacimiento canoso) está ayudando a reorientar la cultura. Los coreanos mayores de 50 años se están convirtiendo en consumidores y creadores fundamentales en la economía del país, incluidas las industrias de la moda y belleza.

Esto se debe en parte al hecho de que Corea del Sur tiene una población que envejece con rapidez y al éxito de algunos creadores de YouTube y TikTok, que son un factor importante en el cambio de los ideales de belleza y quienes se están volviendo populares en Corea y en el extranjero a la vez.

Hyeyoung Hwang, editora digital de Vogue Corea, le atribuye el impulso del movimiento a las redes sociales y dijo que, aunque la “falta de representación de las personas mayores en los medios de comunicación” ha sido un problema en muchos países durante décadas, la “visibilidad de las personas mayores coreanas que trabajan en estas industrias tiene una influencia positiva, ya que las presiones para seguir las normas de edad están definidas de manera muy estricta”.

Miyoung Jeon, analista del Instituto de Investigación de Tendencias del Consumidor de la Universidad Nacional de Seúl, comentó que “a los coreanos les gusta ver rostros jóvenes, así sea mientras los atienden en el McDonald's, así que el hecho de que incluso algunos mayores hayan podido encontrar trabajo como modelos o youtuberos es extraordinario”.

Park, cuyos numerosos suscriptores la sintonizan debido a sus reseñas de cosméticos y secretos de cocina, es solo un ejemplo.

De izquierda a derecha, Choi Soon-hwa, Kim Chil-doo y Park Yoon-sup de Show Project, una escuela y agencia de modelaje de Seúl, Corea del Sur. (Vía The New York Times)
De izquierda a derecha, Choi Soon-hwa, Kim Chil-doo y Park Yoon-sup de Show Project, una escuela y agencia de modelaje de Seúl, Corea del Sur. (Vía The New York Times)

“Para mí, la belleza no consiste en no tener arrugas”, escribió en un correo electrónico. “Lo que me ha hecho joven a lo largo de los años es mi capacidad para superar mis miedos a envejecer y obligarme a hacer cosas nuevas”.

Kim abrió el canal porque su abuela empezó a mostrar síntomas de demencia y Kim quería documentar cómo se divertían juntas. Dijo que tuvo la idea de que su abuela se centrara en la belleza porque los tutoriales de maquillaje estaban de moda en ese momento, aunque el canal también tiene otro tipo de videos.

“Comprendí que la mayoría de los espectadores no iban a seguir los consejos de mi abuela, ya que utilizaba marcas que no eran famosas”, afirmó Kim. “Pero pensé que era una manera de contar una historia sobre ella”.

Ashley Kim, de 30 años, una coreano-estadounidense que vive en Melbourne, Australia, descubrió a Chang Myung-sook, alias Milanonna, otra creadora de YouTube, cuando buscaba contenidos de autocuidado en la red al comienzo de los cierres en Australia en marzo de 2020.

“Pensé: ‘Ay, ¿es una abuelita?’”, comentó Ashley Kim sobre Chang, de 68 años. “¡Es una abuelita coreana!”.

Los videos de Milanonna, incluido uno titulado “Korean Old Lady’s Self Care Night Routine” (Rutina nocturna de autocuidado de una viejita coreana), incluyen regímenes de cuidado de la piel similares a los de otros youtuberos y consejos de vida basados en la experiencia.

“En Corea, existe la idea de que una vez que llegas a cierta edad, ya no eres una mujer, así que es atractivo ver a estas abuelas no ceder a ese discurso”, señaló Esther Oh, de 32 años, quien vive en Virginia y ve videos de las autodenominadas “abuelas coreanas”.

Más recientemente, algunos coreanos mayores se han unido a TikTok. Una cuenta, @thenewgrey_, destaca a los Ahjusshis, un grupo de hombres de entre 50 y 60 años que visten a la moda. Jee Sung-eun, de 55 años, miembro fundador de los Ahjusshis, dijo que espera que el éxito del grupo sirva para recordar que nunca se es demasiado viejo para probar algo nuevo.

“Solían decir: ‘La vida es un maratón’, pero yo creo que es más bien un triatlón”, afirmó Jee.

Aunque un puñado de estrellas de edad avanzada de las redes sociales ha cosechado millones de visitas en internet, encontrar un público en la industria de la moda comercial ha sido más difícil. The Show Project, una escuela y agencia de modelos de Seúl, se fundó en 2015 para poner en contacto a personas mayores con una segunda carrera. La agencia ahora representa a Kim Chil-doo, de 66 años, y Choi Soon-hwa, de 77, dos de los modelos de edad avanzada más conocidos del sector y ha formado a más de cien aspirantes a modelo.

Im Sung-min, gerente de Show Project, dijo que la industria ha hecho algunas modificaciones desde 2016, cuando llevó a Kim a una audición por primera vez.

“El director de casting me preguntó por qué le había llevado un abuelo. Me dijo: ‘Pensé que te había dicho que me trajeras modelos de verdad’”, recordó Im. Dos años después, la agencia tuvo su primera oportunidad real cuando la marca de moda Kimmy. J contrató a Kim y Choi para un desfile en la Semana de la Moda de Seúl.

No obstante, las empresas rara vez utilizan a personas mayores como modelos, aunque marcas como Millet, MLB y Spao lo han hecho.

“Muchas personas mayores acuden a nosotros buscando el tipo de éxito que Kim ha conseguido, pero la verdad es que todo, desde mantener el cuerpo hasta conseguir presentaciones, es muy difícil”, concluyó Im.

This article originally appeared in The New York Times.

© 2021 The New York Times Company

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.