"Corcho" Rodríguez: "Nunca fui emisario de ningún ministro"

LA NACION

Es mentira", retruca, una y otra vez, Jorge "Corcho" Rodríguez, por teléfono. Jura que nunca se presentó ante los ejecutivos de Odebrecht en Buenos Aires como emisario del entonces ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y que muchísimo menos pidió coimas en su nombre.

Dice que todo eso es un invento y que lo usan para ocultar el verdadero entramado de corrupción. "¡Me usan para tapar otros temas y otras personas, que sí estuvieron metidos!", responde a LA NACION, sin dar nombres.

-¿Usted pidió coimas a Odebrecht en nombre del Ministerio de Planificación?

-Eso es mentira. Nunca estuve en ninguna negociación de ninguna obra.

-Los arrepentidos de Odebrecht dan otra versión.

-Hasta por una cuestión de tiempos no es posible. Ese contrato se negoció años antes. Mi relación con la empresa comenzó en 2011.

-¿Por qué entonces los ejecutivos brasileños dieron otra versión?

-No lo sé. Yo sólo tuve relación con ejecutivos en Buenos Aires.

-¿Conoce a Hilberto Mascarenhas?

-No.

-¿Y a Marcio Faria?

-No.

-Pues ellos dicen que usted actuó como emisario de Julio De Vido ante Odebrecht.

-Es mentira. No es real. Los proyectos por gasoductos, el soterramiento del Sarmiento y el de la planta (AySA) ya los tenía Odebrecht cuando yo empecé a trabajar para la empresa. Y además yo nunca fui emisario de ningún ministro. Ni de De Vido, ni de nadie. Yo trabajaba para la compañía.

-Pero...

-Si yo hubiera sido un "enviado" del Ministerio (de Planificación), no hubiera estado todos los días acompañando a ejecutivos de la empresa en reuniones con bancos como UBS o Goldman Sachs, o en reuniones de Odebrecht con otras empresas privadas, ¿no?

-¿Por qué cree usted, entonces, que convictos de Odebrecht que se acogieron a la delación premiada en Brasil pudieron señalarlo a usted?

-¡Me usan para tapar otros temas y otras personas, que sí estuvieron metidos! Conmigo quieren armar un circo, metiéndola hasta a Susana (por su ex pareja, Susana Giménez).

-¿A quiénes taparían?

-Pero no importa. Incluso hoy sigo representando a personas importantes y teniendo reuniones con el actual gobierno.

-¿Cuándo comenzó a trabajar usted con Odebrecht?

-En 2011.

-¿En 2011 o 2010?

-En 2010 o 2011, por ahí. Para mí fue 2011, pero acaso 2010 puede ser. La cosa es que la relación comenzó cuando yo quería construir el "Arena" (un estadio), y los bancos a los que contacté por financiamiento me dieron un listado de constructoras, de las que sólo Odebrecht estaba en la Argentina.

-¿Cuándo concluyó la relación con Odebrecht?

-La relación se fue apagando?

-¿Qué quiere decir?

-Nada, eso. Pero seguimos bien. Mi último mail para ellos (por ejecutivos de Odebrecht en Buenos Aires) fue el año pasado, también por el "Arena".

-¿Pero cuándo cobró su último cheque de Odebrecht?

-¿Vos sabés lo que pienso? Que me quieren meter por la ventana en todo esto, cuando yo fui el único que, por ejemplo, levantó la mano y salió a hablar cuando también dijeron que yo era "el valijero de López" (por José López, el ex secretario de Obras Públicas preso desde hace un año en el penal de Ezeiza tras ingresar bolsos de dinero a un convento).

-¿Usted cobró honorarios de Odebrecht a través de una cuenta bancaria en el exterior?

-¡No! ¡Por eso te digo! ¡Eso no existe!