El corazón de Maradona pesaba lo doble de lo normal, revela estudio

AFP
·2  min de lectura

DIEGO MARADONA sufría trastornos hepáticos, cardíovasculares, renales y consumía psicofármacos pero no había signos de alcohol ni estupefacientes en los estudios histopatológicos y toxicológicos, informó la fiscalía que investiga su muerte ocurrida el 25 de noviembre, a los 60 años.

En un comunicado, la Fiscalía de San Isidro dio a conocer los resultados de los análisis complementarios de la autopsia, ordenados para determinar si hubo negligencia, imprudencia o impericia en los tratamientos de salud.

“Maradona sufría cirrosis, necrosis tubular aguda (trastorno renal), glomeruloesclerosis focal (insuficiencia renal), aterosclerosis (acumulación de grasas y colesterol en las arterias), cardiopatía isquémica (arterosclerosis de arterias coronarias) e hiperplasia arterial en nodo sinoauricular (cardiopatía)”, señala el informe.

También lee: Al Senado, proyecto de ley para billete de 1,000 pesos de Maradona

También se dio a conocer los análisis toxicológicos de las muestras de sangre y orina, arrojaron resultados negativos en alcohol y estupefacientes, pero positivos en desmetilvenlafaxina (antidepresivo), quetiapina (antipsicótico atípico), levetiracetam (crisis convulsivas) y naltrexona (se usa en programas de tratamiento por dependencias).

“Se detectó metoclopramida (para síntomas de vaciado lento de estómago) y ranitidina (para tratar úlceras)”, según el informe conocido a casi un mes de la muerte de Maradona.

“Es tan importante lo que apareció como lo que no surgió de estos análisis de laboratorio, que a simple vista confirman que a Maradona le daban psicofármacos pero ningún medicamento para su cardiopatía”, dijo uno de los investigadores a la agencia Télam.

Te recomendamos: Homicidio culposo y negligencia, causas en investigación de muerte de Maradona

La psiquiatra Agustina Cosachov y el cardiocirujano Leopoldo Luque están bajo la lupa judicial por ser los dos profesionales que atendían al jugador de futbol.

La necropsia realizada el día de su fallecimiento determinó que Maradona murió como consecuencia de un “edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada, con una miocardiopatía dilatada”. Su corazón pesaba desde hacía 20 años lo doble de lo normal. N