En el corazón de Culiacán, donde se elabora el fentanilo que invade y mata en las calles de EE.UU.

Esta droga sintética se fabrica en grandes cantidades en la capital de Sinaloa, en el oeste mexicano, para luego enviarla a cruzar la frontera. En 2021 murieron 64,000 personas por sobredosis de fentanilo, razón de peso para que sea un asunto de estado.