A corazón abierto: William habló del trauma que sufrió por la muerte de Lady Di

LA NACION

Faltan sólo tres meses para el aniversario 23 de la muerte de la princesa Diana de Gales, y en un reciente documental de la BBC One el príncipe William confesó que la pérdida de su madre fue el momento más traumático de su vida. Además, el duque de Cambridge reveló que, cuando nació su primer hijo, revivió todos sus miedos.

"Tener hijos es el momento que más te cambia la vida, realmente lo es. Y cuando uno experimentó algo tan traumático en la vida (...), como en mi caso fue la muerte de mi madre cuando yo era muy joven, las emociones vuelven a flor de piel, porque estás en una fase muy diferente", reflexionó el príncipe en el documental El fútbol, el príncipe William y nuestra salud mental, donde charla con distintas celebridades del mundo deportivo. Este ciclo forma parte de la campaña "Heads Up", fomentada por la corona británica hablar sin tabúes sobre los problemas de salud mental.

En un mano a mano con el exjugador de fútbol Marvin Sordell, quien sufrió depresión, creció sin su padre, y tuvo un intento de suicidio, el nieto de la reina Isabel II sentenció: "Creo que realmente puedo entender lo que sentiste, y sé cuánto nos puede afectar la partida de uno de nuestros seres queridos".

El duque de Cambridge confesó que convertirse en padre le hizo revivir algunas de las emociones que sintió tras la muerte de su madre el 31 de agosto de 1997:"Cuando nació George -el mayor de sus tres hijos, de seis años- fue el momento más increíble de mi vida, pero también fue uno de los momentos más difíciles y aterradores porque sentí que no podía controlar mis emociones y temores".

Familia americana: el príncipe Harry, alejado de la realeza y con un nuevo "padre" en su vida

En la misma línea, el príncipe se lamentó porque ninguno de sus hijos -George, Charlotte ni Louis- podrán conocer a su abuela. "La paternidad llegó de esa forma abrumadora, pero siempre encontré el maravilloso apoyo de mi esposa Kate [Middleton] para esos duros momentos. Nos apoyamos mutuamente y lo atravesamos juntos". Recordemos que cuando su madre murió William tenía 15 años, y su hermano Harry, 12, y ambos escoltaron el ataúd de la princesa de Gales el 6 de septiembre de 1997 en Londres.