La Copa del Mundo de Qatar contará con tecnología semiautomatizada para los fuera de juego

·3  min de lectura
 (Getty Images)
(Getty Images)

La FIFA anunció que en la Copa del Mundo de Qatar se utilizará una tecnología semiautomatizada para los fuera de juego.

La FIFA estima que la tecnología ayudará a reducir el tiempo de decisión sobre los fuera de juego de una media de 70 segundos con los métodos actuales de revisión por vídeo a entre 20 y 25 segundos.

Lo más importante es que la FIFA pretende mostrar a los espectadores en el estadio y a los telespectadores en casa una ilustración en 3D de la decisión tomada, probablemente en la siguiente pausa del juego tras el incidente.

Pierluigi Collina, presidente del comité de árbitros del organismo mundial, espera que el nuevo sistema sea tan “alabado” y aceptado como lo ha sido la tecnología de la línea de gol, con un margen de error similar.

Dijo que la GLT (Tecnología de línea de gol) tenía una precisión de tres centímetros cuando se introdujo y que ahora es preciso “con unos pocos milímetros”.

Sin embargo, insistió en que el árbitro de campo y el asistente de vídeo siguen siendo vitales para validar las decisiones, y se esforzó por gestionar las expectativas sobre la velocidad del nuevo sistema.

“He oído hablar mucho de los ‘árbitros robot’. Entiendo que a veces esto es muy bueno para los titulares, pero no es el caso”, señaló el italiano.

“Los árbitros del partido siguen participando en el proceso de toma de decisiones, ya que la tecnología da una respuesta solo cuando un jugador está en posición de fuera de juego”.

“En otras palabras, la evaluación de la interferencia con un adversario sigue siendo responsabilidad del árbitro del partido”.

“Asimismo, he oído (a la gente decir que podría tardar) cuatro o cinco segundos en obtener la decisión de fuera de juego. Ciertamente, no podemos obtener una respuesta en cuatro o cinco segundos, es una expectativa errónea”.

“Seremos más rápidos, seremos más precisos: estos son los objetivos de la tecnología del fuera de juego semiautomatizado”.

La FIFA recibió por primera vez demostraciones de la tecnología de fuera de juego semiautomatizado en 2019 y la probó en la Copa del Mundo árabe en Qatar el año pasado y en el Mundial de Clubes en los Emiratos Árabes Unidos a principios de este año.

También se realizaron algunas pruebas en el Etihad Stadium del Manchester City.

El sistema se basa en 12 cámaras instaladas bajo el techo de cada estadio, todas ellas 100 por ciento sincronizadas entre sí. Los datos de seguimiento óptico examinan 29 puntos de datos de cada jugador, que abarcan sus extremidades y miembros, además de la posición del balón, 50 veces por segundo.

El balón de la Copa del Mundo alberga un sensor que transmite datos a la sala de operaciones de vídeo 500 veces por segundo.

Esta tecnología se combina para rastrear las extremidades de cada jugador y también el “punto de saque” preciso en tiempo real mediante inteligencia artificial.

Cuando el sistema detecta un fuera de juego, se transmite una alerta al operador de vídeo de fuera de juego, y el VAR (Árbitro asistente de video) principal valida manualmente el punto de saque y la línea de fuera de juego.

A continuación, el VAR comunica lo que puede ver al árbitro de campo. El árbitro puede seguir utilizando los monitores situados en el lateral del terreno de juego para comprobar cuestiones como la interferencia en el juego u otras infracciones que pueden hacer que un fuera de juego sea irrelevante o inexacto.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.