La Copa Libertadores visitó el Cristo Redentor y ya se vive la final: cómo llegan Palmeiras y Santos

LA NACION
·3  min de lectura

A tres días de la gran final de la Copa Libertadores, Río de Janeiro comienza a tomar color. Este sábado, desde las 17 de nuestro país, Palmeiras y Santos definirán al campeón de la 61° edición del torneo continental, pero antes de jugar el esperado encuentro en el estadio Maracaná, la Copa recibió la bendición del Cristo Redentor en el Morro do Corcovado.

En uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad brasileña, se realizó una producción especial de fotos y videos con la Copa, la pelota oficial de la final y las camisetas de ambos clubes protagonistas. Se trata de una serie de contenidos especiales para los canales oficiales de la Libertadores, con el objetivo de minimizar el impacto de la pandemia por el Covid-19, garantizando material para la prensa, los dueños de los derechos de televisión y los hinchas que no podrán presenciar el partido en el Maracaná.

De cara al partido, se utilizarán 10 cámaras exclusivas en el estadio y un dron para tomar imágenes aéreas. Todo servirá para producir un documental sobre la final brasileña, que ya empieza a vibrar en redes sociales: se estrenará un episodio de "La Gloria Eterna" como previa antes del partido, con entrevistas exclusivas y fotos especiales con los jugadores de ambos equipos. Además, el campeón participará de una producción especial con la Copa al final del partido en los vestuarios del Maracaná.

¿Cómo llegan los equipos?

Será un partido más que esperado, pero con dos equipos que no llegan en su mejor momento. Palmeiras viene de eliminar a River y se encuentra quinto en el Brasileirao, pero atraviesa un presente sin demasiado brillo: tras la caída 2-0 con el Millonario en Brasil en la vuelta de las semifinales de la Copa, enfiló una victoria (4-0 a Corinthians), dos empates (1-1 con Gremio y Vasco da Gama) y dos caídas (2-0 con Flamengo y 2-1 con Ceará) en el torneo brasilero. Luego de la final, enfocará sus cañones en el cierre del campeonato local y en la final de la Copa de Brasil, en la que enfrentará a Gremio.

Por su parte, Santos, que dejó en el camino a Boca con un contundente 3-0 en Vila Belmiro, está décimo en el Brasileirao, alejado de la pelea por el título y tampoco se pudo lucir a partir de ese encuentro: sumó un triunfo (2-1 a Botafogo) y tres caídas en fila (2-0 con Fortaleza, 4-3 con Goias y 2-0 con Atlético Mineiro) en las últimas tres jornadas. Además, en la Copa de Brasil ya había sido eliminado por Ceará en octavos de final.

En sus últimas presentaciones, ambos entrenadores apostaron por cuidar titulares, pero no pudieron conseguir victorias para sostener el envión anímico luego de dejar a River y a Boca sin la posibilidad de jugar el último partido de la Copa. Ahora, buscarán cambiar su imagen y mostrar sus mejores versiones en la gran definición del sábado. La gran final de la Libertadores ya está en juego.