COP27: negociaciones en recta final con mucho por resolver

Nakeeyat Dramani Sam, una activista climática de Ghana, posa para una foto en las afueras de la Conferencia Climática de la ONU COP27 en Sharm el-Sheikh, Egipto, el 18 de noviembre del 2022. .AP Foto/Nariman El-Mofty) (ASSOCIATED PRESS)

SHARM EL-SHEIKH, Egipto (AP) — Un ruego fervoroso por la justicia climática y la compensación para las naciones vulnerables hecho por una activista ghanesa de 10 años puso de pie a adustos diplomáticos el viernes en la cumbre climática de la ONU.

Nakeeyat Dramani Sam regañó a los delegados, diciendo que si tuvieran su edad actuarían con más premura para combatir el calentamiento global.

“Es una emergencia”, dijo a los negociadores, mientras alzaba un cartel que decía: “Pago debido”. “Si todos ustedes fuesen jóvenes como yo, ¿no habrían acordado ya hacer lo necesario para salvar nuestro planeta? ¿Deben hacerse cargo los jóvenes? Quizás solamente la delegación de los jóvenes debe estar en la próxima” conferencia de la ONU sobre el clima.

Pero tras la ovación cerrada que celebró sus palabras, regresaron las riñas sobre varios asuntos espinosos, con la admisión de los anfitriones egipcios de que las conversaciones se extenderán el sábado, posiblemente más allá.

“El tiempo apremia”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores Sameh Shoukry. Hablando como presidente de la cumbre, Shoukry prometió tratar de encontrar posiciones comunes en asuntos clave el viernes y el sábado. “La comunidad global espera que seamos atrevidos y ambiciosos”.

La mayor disputa es sobre lo que dijo la activista de 10 años. Las naciones están divididas en cuanto a opciones rivales sobre el asunto llamado “pérdidas y daños”, o que los países ricos ayuden a pagar por los daños climáticos causados a las naciones pobres. La ministra del Clima de Pakistán, Sherry Rehman, dijo a los otros negociadores que dos de las opciones propuestas que no proveen inmediatamente un fondo “no son sostenibles” para los 77 países más pobres y China.

Una nueva propuesta de la decisión consensual final hecha por la presidencia egipcia fue dada a conocer el viernes por la mañana, con la mitad del tamaño del documento de 20 páginas del jueves, que fue criticado por ser demasiado vago y desmesurado. Pero esta nueva versión de 10 páginas aún ofrece muy poco en comparación con años previos y demasiados lugares con opciones por decidir. Y algunas de las propuestas más debatidas, de la Unión Europea Barbados e India, no están contenidas, lo que refleja las prioridades de la presidencia egipcia.

El jueves por la noche, la UE hizo una propuesta sorpresiva que pidió la creación de un fondo para pagos por “pérdidas y daños” a las naciones más vulnerables, una idea que ha encontrado persistente resistencia por países ricos como Estados Unidos y naciones europeas. Pero requeriría además que economías emergentes como China, el segundo mayor contaminador en el mundo, contribuyesen y condiciona cualquier acuerdo al respecto a recortes más estrictos de las emisiones.

“Estamos dejando en claro que Europa toma partido por los Estados más vulnerables”, dijo la ministra de Relaciones Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock. “Otros pueden ahora mostrar por quién toman partido”.

En las negociaciones climáticas, pérdida y daños se refiere a la idea de que las naciones ricas, que históricamente han contribuido más al cambio climático, deben compensar a los países pobres más impactados.

A menos que las emisiones sean reducidas más drásticamente, dijo Baerbock, “ninguna suma de dinero será suficiente para pagar por los daños y las pérdidas del futuro”.