Cop26: Pacto climático “inesperado” entre Estados Unidos y China trae un optimismo muy necesario

·6  min de lectura
 (AP/Getty)
(AP/Getty)

Las dos economías más grandes del mundo, Estados Unidos y China, son también las dos naciones contaminantes más grandes del mundo, y representan más del 40 por ciento de las emisiones totales de gases de efecto invernadero de la humanidad.

Como resultado, la comunidad internacional, académicos y conservacionistas han acogido con cautela una declaración conjunta en la cumbre de la Cop26 en Glasgow esta semana, que tendrá como objetivo acelerar las medidas de los países para abordar la crisis climática durante la próxima década.

Si bien China y los Estados Unidos no siempre se han visto cara a cara, su conexión se considera una de las relaciones bilaterales más cruciales del mundo, y desempeña un papel importante en la salvaguardia de los intereses económicos y de seguridad mundiales.

En los últimos años se han puesto nuevas tensiones en la relación, con focos de tensión que incluyen la instigación de Donald Trump a una guerra comercial, la alarma internacional por el genocidio uigur, el tratamiento de Hong Kong y Taiwán y la creciente preocupación de Estados Unidos por la guerra cibernética.

Ilustrando la naturaleza febril de la relación, las imágenes de satélite de esta semana revelaron maquetas a escala de buques de guerra estadounidenses en China, posiblemente para practicar en un futuro enfrentamiento naval, en medio de tensiones intensas entre las naciones.

Pero luego de las reuniones en Glasgow entre el enviado de Estados Unidos para el clima, John Kerry, y su homólogo chino, Xie Zhenhua, el miércoles, los dos equipos negociadores produjeron lo que llamaron una "hoja de ruta" para una mayor cooperación en la crisis climática.

Xie dijo a los periodistas en la Cop26 que ambos países entendieron la necesidad de trabajar juntos porque el desafío presentado por el empeoramiento de la crisis climática es "existencial y severo".

Hubo "más acuerdo entre China y Estados Unidos que divergencia", agregó.

“Este es un paso que podemos seguir”, dijo Kerry. "Cada paso es importante en este momento y tenemos un largo viaje por delante".

Las declaraciones señalaron un gran repunte en las relaciones entre los países, que se produjo pocos días después de que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, criticara al presidente Xi por su ausencia en Glasgow. "Es un problema gigantesco y se han ido", dijo.

El acuerdo se produjo cuando el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, advirtió que el objetivo de calentamiento de 1,5 °C de la cumbre era "con soporte vital" debido a la falta de compromisos de los países para controlar sus emisiones.

"Doy la bienvenida al acuerdo de hoy entre China y Estados Unidos para trabajar juntos para tomar una acción climática más ambiciosa en esta década", dijo.

"Hacer frente a la crisis climática requiere la colaboración y la solidaridad internacionales, y este es un paso importante en la dirección correcta".

El jefe de política climática de la UE, Frans Timmermans, dijo que era "realmente alentador ver que aquellos países que estaban en desacuerdo en tantas áreas han encontrado puntos en común sobre cuál es el mayor desafío al que se enfrenta la humanidad en la actualidad".

“Ciertamente nos ayuda aquí en Cop a llegar a un acuerdo”, agregó.

Boris Johnson, quien había regresado a Glasgow el miércoles para poner en marcha lo que describió como las negociaciones más amplias "inadecuadas" en la cumbre, también indicó su alivio de que la cumbre organizada por el Reino Unido había proporcionado un marco para que surgiera el pacto entre China y Estados Unidos, aunque no estaba claro si sabía que el pacto se avecinaba cuando partió de Escocia antes de que se anunciara.

El primer ministro británico dijo: "Doy la bienvenida a la fuerte demostración de compromiso de China y Estados Unidos anoche para intensificar la acción climática en esta década y mantener 1,5 grados centígrados al alcance".

"Este es un impulso para las negociaciones a medida que avanzamos en los últimos días de Cop26 y continuamos trabajando para ofrecer un resultado ambicioso para el planeta".

Dado el creciente nivel de ruido de sables entre Beijing y Washington en los últimos meses, los expertos han dicho que los nuevos compromisos son un desarrollo "sorprendente".

La profesora de la Universidad de Oxford Rosemary Foot, experta en las relaciones entre Estados Unidos y China, dijo a The Independent que era "bastante sorprendente" que el acuerdo fuera anunciado dado el "deterioro general de las relaciones" de los países.

Añadió: "Ambas partes están tratando de darle algo de sustancia a la idea de que su relación puede ser tanto competitiva como cooperativa. París en 2015 fue el escenario de algo similar, pero los lazos son mucho más fríos y complejos ahora".

La profesora Amelia Hadfield, jefa de política de la Universidad de Surrey, dijo que el nuevo anuncio podría ser una señal de una mayor intención de mejorar las relaciones bilaterales entre China y Estados Unidos.

Ella dijo: “El acuerdo entre Estados Unidos y China es sorprendente porque rechaza la narrativa reciente que se ha construido en torno a la política de las grandes potencias. En los últimos años, se ha sentido que Estados Unidos se ha vuelto más confrontativo con China, siendo el reciente pacto AUKUS un ejemplo clave de los desafíos de seguridad y defensa que enfrenta la región del Indo-Pacífico.

“Sin embargo, el anuncio del cambio climático ha demostrado que tampoco debemos esperar políticas al estilo de la Guerra Fría. En cambio, China y Estados Unidos pueden trabajar juntos en asuntos que requerirán su liderazgo conjunto y la integración de sus respectivas economías en la economía global”.

 (POOL/AFP via Getty Images)
(POOL/AFP via Getty Images)

Durwood Zaelke, presidente del Instituto de Gobernanza y Desarrollo Sostenible, dijo que el pacto "es el gran avance que debe marcar la pauta para envolver a una política ambiciosa".

Los activistas también dieron la bienvenida al pacto inesperado, sugiriendo que podría ayudar a reconstruir el impulso que condujo al acuerdo original de París, en el que tanto Kerry como Xie desempeñaron un papel importante.

Manuel Pulgar-Vidal, de WWF, dijo: “La inesperada declaración conjunta de los dos mayores emisores del mundo, Estados Unidos y China, diciendo que trabajarán juntos para mejorar la acción climática, refleja un mayor sentido de la crisis climática que enfrentamos.

Leer más: Diálogo sobre clima se amplía en las últimas horas de COP26

“Este anuncio podría ser una señal política muy necesaria de que los dos mayores emisores, responsables de más del 40 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, están uniendo fuerzas para prevenir una catástrofe climática. Podría reflejar sus esfuerzos antes de que se finalizara el Acuerdo de París. En ese entonces, establecieron el impulso que finalmente condujo al acuerdo del histórico acuerdo climático".

La directora ejecutiva de Greenpeace International, Jennifer Morgan, dijo: “Siempre es una buena noticia cuando los dos mayores emisores del mundo cooperan en el cambio climático y el restablecimiento de su relación sobre este tema crucial está atrasado.

"La crisis climática solo se resolverá si Estados Unidos y China avanzan hacia el mismo objetivo de reducir las emisiones en línea con una trayectoria de 1,5 °C como cuestión de urgencia".

Los dos países dijeron que el pacto los comprometió con un grupo de trabajo para esta década, en el que se “reunirán regularmente” y se enfocarán en “acciones concretas”.

Relacionados

Pete Buttigieg le dice a manifestantes de COP26: “Los escuchamos, estamos con ustedes”

Diálogo sobre clima se amplía en las últimas horas de COP26

Camilla, en shock, “no para de hablar” del pedo que Joe Biden dejó escapar en la COP26 de Glasgow

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.