COP26 tiene una "montaña que escalar", mientras el mundo se encamina a calentamiento de 2,4ºC

·4  min de lectura
Foto del martes del expresidente de EEUU Barack Obama y el enviado especial John Kerry en la COP26 en Glasgow

Por Kate Abnett y William James

GLASGOW, 9 nov (Reuters) - El presidente de las negociaciones de la ONU sobre el clima dijo el martes que todavía hay una montaña que escalar hacia el objetivo de limitar el aumento de la temperatura mundial a 1,5° Celsius, y un grupo de investigación sostuvo que los compromisos adquiridos aún permiten que la Tierra se caliente más que eso.

El británico Alok Sharma dijo a periodistas que los funcionarios de la COP26 publicarían pronto el primer borrador de la llamada decisión de cobertura, que resume los compromisos de más de 190 países, en un intento de centrar las mentes en los tres días que quedan.

"Estamos avanzando en la COP26, pero todavía tenemos una montaña que escalar en los próximos días", dijo.

El grupo de investigación Climate Action Tracker (CAT) dijo que todas las promesas de los países presentadas hasta ahora para reducir los gases de efecto invernadero para 2030 permitirían que la temperatura de la Tierra aumente 2,4°C respecto de los niveles preindustriales para 2100.

Los científicos dicen que 1,5°C -la meta a la que aspira en el Acuerdo de París de 2015- es lo máximo que la Tierra puede permitirse para evitar un aumento catastrófico de las olas de calor intensas, las sequías, las tormentas, las inundaciones y las pérdidas de cosechas que ya está experimentando.

Para alcanzar este objetivo, Naciones Unidas quieren lograr el "cero neto" -donde no se emiten más gases de efecto invernadero de los que pueden ser absorbidos simultáneamente- en 2050.

Y dice que eso será imposible a menos que las emisiones -sobre todo de dióxido de carbono procedente de la quema de carbón, petróleo y gas- se reduzcan un 45% respecto de los niveles de 2010 para 2030.

"Incluso con todas las nuevas promesas de Glasgow para 2030, en 2030 emitiremos aproximadamente el doble de lo que bastaría para alcanzar 1,5°C", dijo el CAT, que advirtió explícitamente de que no se debe asumir que se cumplirán las promesas de "cero neto" a largo plazo, ya que la mayoría de los países aún no han puesto en marcha políticas o leyes necesarias en el corto plazo.

"Está muy bien que los líderes afirmen que tienen un objetivo neto cero, pero si no tienen ningún plan sobre cómo llegar a él, y sus objetivos para 2030 son tan bajos como los de muchos, entonces, francamente, estos objetivos 'netos cero' no son más que palabrería", dijo Bill Hare, director general de Climate Analytics, una de las organizaciones detrás del CAT.

Así también lo reconoció Sharma: "El mundo necesita confiar en que pasaremos inmediatamente a la implementación, que los compromisos asumidos aquí se cumplirán, y que las políticas y la inversión seguirán rápidamente".

¿ACUERDO DÉBIL O SIN ACUERDO?

Un pilar fundamental de la acción climática es un mercado de carbono: un mecanismo que obliga a los contaminadores a pagar un precio por sus emisiones o pagar a otros para compensarlas, plantando árboles que absorban carbono o invirtiendo en energía más limpia.

Se supone que la COP26 debe crear un marco global para la fijación de los precios del carbono, pero las dos últimas cumbres del clima no han podido con el problema y corre el riesgo de resultar insuperable también en Glasgow.

"Hay más posibilidades de llegar a un acuerdo esta vez, pero podría ser muy débil", dijo Gilles Dufrasne, responsable de políticas de Carbon Market Watch. "No tener ningún acuerdo podría ser, por tanto, un resultado aceptable".

Muchos activistas, entre ellos Greenpeace, se oponen al uso de compensaciones de carbono en cualquier circunstancia, ya que dicen que disminuyen los incentivos para que los contaminadores modifiquen sus hábitos y se corre el riesgo de que se pague por cambios en otros lugares que habrían ocurrido de igual manera.

"Cero neto no significa cero", advirtió Teresa Anderson, coordinadora de política climática de ActionAid International.

"En la mayoría de los casos, estas empresas (...) tienen previsto seguir como siempre" durante largos periodos, añadió.

Pero algunos dicen que las cosas podrían ser peores y recuerdan que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, reincorporó rápidamente al segundo mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo al Acuerdo de París, del que se había retirado su predecesor, Donald Trump, y ha impulsado un paquete climático de 555.000 millones de dólares en el Congreso.

Sin embargo, es posible que Trump vuelva a presentarse a la presidencia en 2024.

Aunque no está nada claro hasta qué punto el mundo habrá avanzado para entonces en el intento de detener el calentamiento global, la congresista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez dijo el martes que Estados Unidos sí lo habrá hecho.

"Estamos aquí para decir que no solo hemos vuelto. Somos diferentes y somos más justos. Y estamos más abiertos a cuestionar los supuestos previos de lo que es políticamente posible", dijo en un acto paralelo a la conferencia sobre el clima.

(Escrito por Richard Valdmanis y Kevin Liffey. Reporte adicional de Shadia Nasralla; Editado en español por Javier López de Lérida)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.