COP26: Acuerdo en vilo mientras cumbre climática se extiende más allá de la fecha límite para el convenio

·7  min de lectura

Las esperanzas del mundo de evitar un cambio climático catastrófico estaban en juego esta noche, ya que la fecha límite para un acuerdo global pasó sin acuerdo y Boris Johnson advirtió: "Nos arriesgamos a arruinarlo".

La cumbre de dos semanas de la COP26 de las Naciones Unidas en Glasgow, que debía concluir a las 6:00 p.m. del viernes, se prolongó mientras negociadores de ciento noventa y siete países hablaron hasta altas horas de la noche con la esperanza de lograr un acuerdo, y ahora se espera un anuncio para el sábado por la tarde.

El primer ministro británico instó a sus homólogos en países de todo el mundo a mostrar "convicción y coraje" al dar a sus equipos de negociación margen de maniobra para hacer los compromisos necesarios para mantener al mundo encaminado para limitar el calentamiento global a 1,5° C por encima de los niveles preindustriales.

Dejó en claro que no había perspectivas de mejorar un borrador de texto presentado temprano el viernes, que fue criticado por los activistas ambientales por ser demasiado débil en temas como la energía de combustibles fósiles y la asistencia financiera para los países más pobres así como las naciones bajas vulnerables.

Sin embargo, hubo un reconocimiento generalizado de los avances logrados en el acuerdo propuesto de Glasgow, incluida la acción sobre el metano, una mayor claridad sobre los planes para intensificar la reducción de emisiones y una expresión de "profundo pesar" del mundo rico por la falta de objetivos de asistencia financiera a los más vulnerables.

El presidente de la COP26, Alok Sharma, dijo que los documentos revisados para los acuerdos se emitirían el sábado temprano y luego se debatirían. Se espera que la cumbre concluya por la tarde.

Boris Johnson cree que "se vislumbra un resultado ambicioso" en la COP26, según una lectura de su llamada con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, el viernes por la noche.

Una portavoz de Downing Street comentó: "Discutieron el progreso en las negociaciones en curso de la COP26 en Glasgow y estuvieron de acuerdo en que se vislumbra un resultado ambicioso".

"Los líderes se comprometieron a trabajar juntos para ayudar a resolver los problemas pendientes en las conversaciones y llegar a un acuerdo en la COP26 que funcione para todos los países".

A medida que el comercio de caballos entraba en sus etapas finales, los principales productores y emisores de carbono como Arabia Saudita y China se resistían a la inclusión de un compromiso explícito para poner fin a la dependencia de los combustibles fósiles, que sería el primero de este tipo en un acuerdo climático de la ONU.

La disposición se diluyó en el borrador del viernes, de modo que un llamado anterior para eliminar gradualmente el carbón y terminar con los subsidios a los combustibles fósiles se convirtió en una demanda para acelerar "la eliminación progresiva de la energía del carbón y de los subsidios ineficientes para los combustibles fósiles".

Los activistas advirtieron que esto permitiría a los países contaminantes seguir con sus inversiones en fuentes de energía de carbono, además de cubrirse con una tecnología prometedora de CAC (captura y almacenamiento de carbono) que hasta ahora ha demostrado ser capaz de absorber solo una fracción del uno por ciento de las emisiones.

La campaña de Global Witness declaró que la "falsa promesa" de la CAC "no debería utilizarse como excusa para mantener viva la industria del carbón". Y el enviado de EE.UU. para el clima, John Kerry, agregó que los continuos subsidios para la producción de energía de combustibles fósiles eran "la definición de locura".

Mientras que el mundo luchó por entregar los US$100 mil millones prometidos en 2009 para ayudar a los países más pobres a reducir las emisiones y adaptarse al clima extremo causado por las temperaturas más cálidas, alrededor de US$2,5 billones se destinaron a subsidios para combustibles fósiles en los últimos cinco o seis años, según Kerry.

"Permitimos alimentar el problema que estamos aquí para tratar de solucionar", expresó en la conferencia. "No tiene sentido".

Pero los funcionarios del Reino Unido temían que incluso esta redacción suavizada sobre los combustibles fósiles no sobreviviera en el texto final, ya que los países contaminantes buscan evitar la dirección sobre cómo deberían lograr las reducciones de emisiones que han prometido.

Beijing y Riad también se oponían a los nuevos requisitos de transparencia en torno a la escala de emisiones y las medidas que se tomaban para controlarlos.

Y hubo continuas diferencias sobre la implementación del elemento final del Acuerdo de París de 2015 que aún no se ha firmado de manera formal: el llamado mecanismo del Artículo 6 para el comercio de carbono, que tiene el potencial de hacer estallar un acuerdo en Glasgow.

China indicó que estaba dispuesta a apoyar un acuerdo, pero que el último borrador carecía de “arreglos específicos y detallados” sobre cómo el mundo rico entregará fondos para medidas de adaptación y mitigación.

La UE y EE.UU. se resistían a la creación de un nuevo "mecanismo de financiación de Glasgow" para permitir que los países africanos y los estados insulares accedan a fuentes rápidas de efectivo para hacer frente a las pérdidas y los daños causados por desastres climáticos como los huracanes.

Los analistas expresaron su preocupación de que una falla en el cambio en las finanzas podría arruinar un acuerdo por completo, con la coalición de países en desarrollo del G77 recurrir de manera potencial a filibusteros para hablar sobre la cumbre durante el fin de semana.

La presidencia del Reino Unido tenía la esperanza de una solicitud formal en el acuerdo final para que los países regresaran el próximo año en la conferencia COP27 en Egipto con compromisos mejorados sobre emisiones de carbono. Esto marcaría un paso significativo en el llamado "trinquete" acordado en París, que requirió nuevos compromisos solo cada cinco años, y refleja la creciente preocupación de que la acción no llega lo bastante rápido en lo que se ha llamado "la década crucial" para 2030.

Desde Londres, mientras las negociaciones entraban en su etapa final vital, Johnson aseveró: “Lo que todos deben hacer ahora es reconocer que de verdad estamos en el estadio final, y es en el estadio final donde los caballos cambian de lugar.

“Lo que debe suceder ahora es que la gente debe comprender que el trato que está sobre la mesa, la llamada decisión de cobertura, es el texto.

“O encontramos una manera de aceptarlo o me temo que corremos el riesgo de arruinarlo. Esa es la realidad".

Johnson comentó que les había dicho a sus compañeros líderes en llamadas telefónicas: “Este es el momento, dígale a su equipo de negociación lo importante que es esto. Dígales que tengan la convicción y el coraje de unirse y acordar esa decisión de cobertura porque la gente ve esto en todo el mundo. Es un momento de elección masiva para el mundo".

Reconoció que nunca había sido posible garantizar un calentamiento máximo de 1,5° C en Glasgow, pero insistió en que el acuerdo sobre la mesa proporcionaba una hoja de ruta para "permitirnos avanzar y comenzar a eliminar la amenaza del cambio climático antropogénico".

El secretario de la oposición en materia de negocios, Ed Miliband, declaró que el mundo tendrá que "volver a pasar su examen climático" el próximo año en Egipto.

El posible acuerdo en Glasgow "representará un progreso modesto, pero en el clima un progreso modesto no es suficiente", puntualizó.

"Sabemos cuál era el objetivo: reducir a la mitad las emisiones globales en esta década", sentenció Miliband. "No íbamos a llegar hasta allí, pero me temo que hemos logrado un progreso bastante glacial".

Al hablar en nombre de la UE, el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmerman, mencionó que temía que su nieto de un año tuviera que "luchar contra otros seres humanos por agua y comida" si el mundo no aborda de forma adecuada la emergencia climática.

“Es una gran idea entender que, si tenemos éxito, él vivirá en un mundo habitable, vivirá en una economía limpia y todo en paz con su medio ambiente”, dijo Timmermans a los delegados.

“Si fallamos, y me refiero a fallar ahora, en los próximos años, él luchará contra otros seres humanos por agua y comida.

“Esa es la cruda realidad que enfrentamos.

"Entonces, 1,°5 C se trata de evitar un futuro para nuestros hijos y nietos que sea imposible de vivir".

Relacionados

Tras descanso, negociadores buscan acuerdo final en la COP26

Cop26: ¿Qué han logrado y acordado los líderes en la cumbre climática?

Lo bueno, lo malo y las zonas grises del primer borrador del acuerdo de la Cop26

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.