Líderes políticos piden medidas rápidas contra el deterioro mundial del suelo

·4  min de lectura

Abiyán, 9 may (EFE).- Líderes políticos pidieron hoy que se actúe rápidamente en la lucha contra la degradación del suelo en el mundo, en la inauguración de la decimoquinta sesión de la Conferencia de las Partes (COP15) de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (UNCCD).

La primera jornada de la COP15, que se celebra en Abiyán, capital económica de Costa de Marfil, hasta el 20 de mayo, estuvo marcada por una reunión de alto nivel a la que asistieron el presidente de la Comisión de la Unión Africana (UA), Moussa Faki Mahamat, y varios jefes de Estado del continente.

Entre esos mandatarios figuraban los presidentes de Costa de Marfil, Alassane Ouattara; Nigeria, Muhammadu Buhari; República Democrática del Congo (RDC), Félix Tshisekedi, o Namibia, Hage Geingob, entre otros.

"Debemos actuar rápidamente antes de que sea demasiado tarde", apremió el presidente de la Comisión de la Unión Africana en la apertura de la COP15,

"Cada momento perdido corresponde a un espacio ganado por la sequía y sus terribles consecuencias para las personas y el medioambiente", subrayó Mahamat, al recordar la correlación de los efectos de la sequía y la degradación del suelo con las crisis de seguridad que sufre África.

Al mismo tiempo, admitió que las conferencias de la ONU sobre Cambio Climático han despertado "grandes esperanzas en África", pero que las estrategias desarrolladas y esos foros "no han conseguido el resultado esperado".

La COP15 coincide con una situación preocupante para el planeta, pues la degradación del suelo afecta al 52 % de las tierras agrícolas y amenaza la existencia de 2.600 millones de personas que dependen directamente de la agricultura, según la ONU.

Ante ese problema, Alassane Ouattara, presidente de Costa de Marfil, país anfitrión de la conferencia, aseguró que este evento suscita "grandes esperanzas".

"Nuestro pueblo tiene muchas esperanzas puestas en nosotros y no tenemos derecho a defraudarle. Actuemos rápidamente", declaró Ouattara durante su discurso inaugural.

Se refirió al difícil contexto en que se celebra esta cumbre, dada la emergencia climática y las economías debilitadas por la pandemia de la covid-19, a lo que se suma la guerra en Ucrania, que está aumentando los precios de los alimentos y la energía.

UNA CUMBRE DE ESPERANZA

"Nuestra cumbre debe ser de esperanza (...), debe tratarse de la movilización colectiva de los Estados y de los socios del desarrollo en favor de las iniciativas de recuperación de la Tierra y de reconstrucción del patrimonio forestal de nuestros países", agregó.

El mandatario marfileño destacó que, conforme a estudios de la UNCCD, cada dólar invertido en la restauración de tierras puede generar entre 7 y 30 dólares, "así que, para el sector privado, invertir en la restauración de los ecosistemas es una situación de ganancia".

Por su lado, la vicesecretaria general de Naciones Unidas, Amina Mohammed, aludió a la crisis ucraniana y su "enorme impacto en la alimentación", la grave sequía que sufre el Cuerno de África o las inundaciones en Sudáfrica y aseguró: "hemos llegado a los límites de nuestro planeta. Todas estas crisis están relacionadas".

Por eso, Mohammed pidió "inversiones a gran escala", ayudar a los países que más lo necesitan y "defender el suelo que pisamos cada día".

Si no se adoptan medidas urgentes ante esa "emergencia", enfatizó la vicesecretaria general, "podemos seguir degradando un terreno que equivale a un continente".

En este sentido, el secretario ejecutivo de la COP15, el mauritano Ibrahim Thiaw, reparó en el "rostro humano" del déficit de lluvias y advirtió de que ninguna región del mundo es inmune a la sequía.

Igualmente, Thiaw alertó de los riesgos económicos, debido a que hasta la mitad del producto interior bruto (PIB) mundial podría verse afectado a largo plazo.

Bajo el lema "Tierra. Vida. Legado: de la escasez a la prosperidad", la COP15 busca impulsar la gestión sostenible del suelo terrestre, reuniendo a jefes de Estado y de Gobierno, ministros, líderes del sector privado, científicos y ONG de 196 países.

Entre las temáticas y negociaciones que se abordarán desde este lunes destacan la lucha contra la desertificación, la degradación y restauración de la tierra, la sequía y la resiliencia, la crisis climática, la pérdida de biodiversidad, la igualdad de género y el empoderamiento de los jóvenes.

La segunda edición de Perspectiva Global de la Tierra (Global Land Outlook 2), informe insignia de la UNCCD que reúne la información más completa sobre el tema hasta la fecha tras cinco años de elaboración, proyecta que, si nada cambia hasta 2050, se producirá una degradación adicional de un área del tamaño de América del Sur.

Según este documento, publicado el pasado abril, en torno al 40 % de la superficie terrestre está degradado por la sobreexplotación agrícola de los suelos y la acción humana, una situación que afecta directamente a la mitad de la humanidad.

La UNCCD, en vigor desde 1996, es el único acuerdo internacional legalmente vinculante sobre cuestiones relacionadas con el suelo terrestre, promoviendo su buena administración y tratando de mitigar los efectos de su degradación.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.