Convivieron con 80.000 abejas en su dormitorio durante varios años

La pareja no se percató de la cantidad de abejas que había tras su pared. (Getty Images)

El zumbido que una pareja de Granada, España, escuchaba día y noche en su casa fue incrementando con el paso de los años. Desconocedores de la razón que podría estar detrás de ese ruido constante y del lugar del que que provenía llegaron a la conclusión de que podría tratarse de abejas. Fue entonces cuando llamaron a un apicultor que determinó que, efectivamente, miles de insectos se encontraban en la pared de su dormitorio.

“Para tener un enjambre así de grande han podido estar con el zumbido en la oreja un año”, afirmó el especialista, Sergio Guerrero, a La Sexta tras inspeccionar la vivienda ante la llamada de los dueños.

La pareja tardó mucho en darse cuenta de que contaban con alrededor de 80 mil abejas viviendo en la pared de su cuarto y lo hicieron cuando el zumbido comenzó a quitarles el sueño. Llamaron a la persona idónea ya que Guerrero se ha encargado de retirar más de medio millón de estos insectos en diferentes lugares de la ciudad durante este año.

Cuando hay peligro, las abejas se agolpan para proteger a la abeja reina. (Getty Images).

“Una reina es capaz de poner hasta 1.400 huevos diarios”, afirmó al canal televisivo. Sin embargo, también quiso dejar claro que no es habitual toparse con enjambres de esta. ”No puedo comprender cómo han estado conviviendo con esa cantidad de miles de abejas durante cerca de dos años”, apuntó el apicultor, quien recomendó que en el momento en que haya un mínimo indicio es necesario abordar el tema de la manera adecuada, es decir, sin fumigar ni tratar de abordar los enjambres sin conocimiento.

Mejor suerte tuvieron las alrededor de 180 mil abejas que viven en la Catedral de Notre Dame, las cuales pudieron permanecer en los tres enjambres en los que viven desde hace años. El incendio ocurrido el mes pasado no les afectó, algo de lo que se congratuló el apicultor que se encarga de cuidarlas.

El incendio no afectó a as 180 mil abejas que viven en la Catedral de Notre Dame. (Getty Images).

“Es un gran día. Estoy tan aliviado. Vi fotos satelitales que mostraron que los tres enjambres no se quemaron”, aseguró a AP.

Según afirmó, el CO2 emitido por las llamas no mata a las abejas, sino que las duerme. “Es como si las emborrachara”. Las abejas de Notre Dame producen 75 kilogramos de miel al año que se vende a los empleados de la catedral.

En líneas generales, cuando las abejas sienten el peligro, éstas se alimentan de miel y se agolpan para proteger a la reina, la cual no se mueve. Las altas temperaturas (63 grados centígrados) derretirían la colmena y en ese supuesto las abejas fallecen en su interior.

La proliferación de panales de abejas en falsos techos o paredes de viviendas es común y requieren la intervención inmediata de especialistas.