Hemos convertido cárceles en escuelas de delincuencia: exprocurador

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, agosto 31 (EL UNIVERSAL).- Luego de que el ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Luis María Aguilar Morales presentara un proyecto con el que se pretende eliminar la prisión preventiva oficiosa y este fuera criticado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, este miércoles en el programa "Con los de la Casa" se tocó este tema con la presencia del exprocurador de la República, Ignacio Morales Lechuga, como invitado.

"Más de 100 mil internos no han recibido una sentencia, y si no han recibido una sentencia, la población y nosotros tenemos que entender que son inocentes", consideró Morales Lechuga.

¿Pero qué es la prisión preventiva? Es una medida cautelar que implica la privación de la libertad durante el desarrollo de un procedimiento penal, por lo que constituye una restricción a los derechos de libertad personal y a la presunción de inocencia.

Los columnistas de esta casa editorial, Maite Azuela y Juan Pablo Becerra-Acosta junto con Ignacio Morales Lechuga, todos moderados por el Director General Editorial de EL UNIVERSAL, David Aponte, analizaron esta figura legal en la mesa "¿Utiliza gobierno prisión preventiva como venganza?".

Maite Azuela subrayó que "el sexenio de López Obrador es el sexenio en el que más personas en prisión preventiva ha habido".

Añadió que "a quienes más afectó la prisión preventiva es a los pobres, porque en 2021 trescientas personas estuvieron encarceladas y de la población que está tras las rejas el 77% y 74% no hizo la preparatoria (…) es buen momento de pensar en otras opciones".

Mientras que Ignació Morales advirtió que el crimen se ha apoderado de las cárceles del país.

"Lo que hemos convertido son escuelas de la delincuencia, lugares donde se concentra la droga, mezcla de internos que a veces provocan adicciones y tráficos ilícitos adentro de los reclusorios (…) y a veces los que mandan adentro de los reclusorios son las propias bandas, organizaciones de delincuencia, que están mezclados los que ya casi están sentenciados con los sentenciados, el número es tan grande, que los controlan de todas formas posibles. Un dato: los reclusorios aquí de México tenían 4 veces su cupo original, donde debían caber 2 mil internos, había 8 mil o hasta 10 mil."

En tanto, Juan Pablo Becerra-Acosta opinó que "en este país, el 98% de los delitos quedan impunes dependiendo el delito" y recalcó que "vivimos en un país lleno de monstruos que gozan de toda de una impunidad porque es un sistema que ha sido muy corrupto, hemos vistos casos vergonzosos hace muchísimos años, donde dejaban salir secuestradores como si nada", concluyó.