Negociación nuclear con Irán, al borde de la crisis y suspendida hasta próxima semana

·2  min de lectura
El secretario general adjunto del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), Enrique Mora, y el negociador nuclear jefe de Irán, Ali Bagheri Kani, esperan el inicio de una reunión de la Comisión Conjunta del JCPOA en Viena

Por Parisa Hafezi, Francois Murphy y John Irish

VIENA, 3 dic (Reuters) -Las conversaciones indirectas entre Estados Unidos e Irán para salvar el acuerdo nuclear de 2015 estuvieron al borde de la crisis el viernes y se interrumpieron hasta la próxima semana, con funcionarios europeos consternados por exigencias del nuevo Gobierno de línea dura de la república islámica.

La séptima ronda de conversaciones en Viena es la primera con delegados enviados por el presidente antioccidental de Irán, Ebrahim Raisi.

Su elección en junio provocó un paréntesis de cinco meses en las conversaciones, lo que generó sospechas entre funcionarios estadounidenses y europeos de que Irán está ganando tiempo mientras avanza en su programa nuclear.

La delegación iraní, bajo el mando del negociador Ali Bagheri Kani, ha propuesto cambios radicales al texto negociado en rondas anteriores, según los diplomáticos. Funcionarios europeos se han opuesto a las modificaciones propuestas en un texto minuciosamente redactado que, según ellos, está terminado en un 70-80%.

"Hace más de cinco meses, Irán interrumpió las negociaciones. Desde entonces ha acelerado su programa nuclear. Esta semana, ha dado marcha atrás en los avances diplomáticos realizados", señalaron funcionarios de alto rango de Francia, Gran Bretaña y Alemania en un comunicado.

"No está claro cómo pueden cerrarse estas nuevas brechas en un plazo realista", añadieron.

Las tres potencias europeas expresaron su "decepción y preocupación" por las exigencias de Irán, algunas de las cuales, dijeron, son incompatibles con los términos del acuerdo o van más allá de ellos.

El acuerdo de 2015 impuso límites estrictos a las actividades de enriquecimiento de uranio de Irán, demorando lo que necesitaría para producir suficiente material fisible para una bomba nuclear, si así lo decidía, a por lo menos un año, desde unos dos o tres meses.

La mayoría de los expertos dicen que ese período es ahora más corto que antes del acuerdo.

Irán niega estar buscando armas nucleares y afirma que sólo quiere dominar la tecnología nuclear con fines pacíficos.

A cambio de las restricciones nucleares, el acuerdo levantó una serie de sanciones internacionales contra la República Islámica.

Sin embargo, tras más de dos años de adhesión iraní a las principales restricciones, el entonces presidente Donald Trump retiró a Estados Unidos del acuerdo en 2018, calificándolo de demasiado blando con Teherán, y volvió a imponer dolorosas sanciones económicas.

Teherán tomó represalias a partir de 2019 incumpliendo muchas de las limitaciones del acuerdo en materia de enriquecimiento y otras restricciones.

(Reporte de John Irish en Dubai y Parisa Hafezi en VienaEditado en español por Javier López de Lérida)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.