En conversación antes colapso, Biden presionó a presidente afgano para que "cambiara la percepción"

·3  min de lectura
Foto del lunes del Presidente de EEUU; Joe Biden, en la Casa Blanca

Por Aram Roston y Nandita Bose

WASHINGTON, 31 ago (Reuters) - En el último llamado entre el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su par afgano antes de que los talibanes se hicieran con el control del país, se habló de ayuda militar y estrategia, pero ninguno parecía consciente del peligro inmediato de que el país cayera en manos insurgentes, según una transcripción.

Los hombres hablaron durante unos 14 minutos el 23 de julio, antes de que el 15 de agosto Ashraf Ghani huyera del palacio presidencial y los talibanes entraran en Kabul.

Desde entonces, decenas de miles de afganos desesperados han huido y 13 soldados estadounidenses y decenas de civiles murieron en un atentado suicida en el aeropuerto de Kabul, durante la frenética evacuación militar estadounidense.

Reuters revisó una transcripción de la llamada telefónica presidencial y ha escuchado el audio para autentificar la conversación. El material fue proporcionado bajo condición de anonimato por una fuente que no estaba autorizada a distribuirlo.

En la conversación, Biden ofreció ayuda si Ghani podía proyectar públicamente que tenía un plan para controlar la situación en Afganistán. "Seguiremos proporcionando apoyo aéreo cercano, si sabemos cuál es el plan", dijo el mandatario.

Días antes de la llamada, Estados Unidos llevó a cabo ataques aéreos para apoyar a las fuerzas de seguridad afganas, una medida que los talibanes dijeron que violaba el acuerdo de paz de Doha.

El presidente estadounidense también aconsejó a Ghani que obtuviera el apoyo de afganos poderosos para una estrategia militar de cara al futuro, y que pusiera a un "guerrero" a cargo del esfuerzo, en referencia al ministro de Defensa, el general Bismillah Khan Mohammadi.

Biden elogió a las fuerzas armadas afganas, entrenadas y financiadas por el gobierno de Estados Unidos. "Está claro que tienes el mejor Ejército", dijo a Ghani. "Tienes 300.000 soldados bien armados frente a 70.000-80.000 y es evidente que son capaces de luchar bien".

Días después, los militares afganos empezaron a replegarse por las capitales de provincia del país casi sin luchar contra los talibanes.

En gran parte de la llamada, Biden se centró en lo que llamó un problema de la "percepción" del gobierno afgano.

"No necesito decirles que la percepción en todo el mundo y en partes de Afganistán, creo, es que las cosas no van bien en términos de la lucha contra los talibanes", dijo Biden. "Y es necesario, sea cierto o no, es necesario proyectar una imagen diferente".

Biden dijo a Ghani que si las figuras políticas más destacadas de Afganistán dieran juntas una conferencia de prensa, respaldando una nueva estrategia militar, "eso cambiaría la percepción, y creo que cambiaría mucho".

Las palabras del líder estadounidense indicaban que no preveía la insurrección masiva y el colapso que se produciría 23 días después. "Vamos a seguir luchando duro, diplomática, política y económicamente, para asegurarnos de que su gobierno no sólo sobreviva, sino que se mantenga y crezca", dijo Biden.

La Casa Blanca no quiso hacer comentarios el martes sobre la llamada.

(Reporte de Aram Roston y Nandita Bose en Washington; Editado en español por Javier López de Lérida)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.