Las controvertidas "pruebas de virginidad" que se ofrecen en clínicas de Reino Unido

Rachel Stonehouse - BBC Newsbeat
·6  min de lectura
Kit para la reparación de himen
La BBC también encontró a la venta kits para "reparar el himen" que prometen restaurar la virginidad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y Naciones Unidas las consideradan una violación de los derechos humanos y abogan por su prohibición.

Pero las controvertidas "pruebas de virginidad" para mujeres -que implican un examen vaginal para verificar si su himen está intacto- se ofrecen incluso en clínicas médicas británicas, según una investigación de BBC Newsbeat y 100 Mujeres.

Los críticos de las pruebas dicen que estas no son científicas y no pueden comprobar si una mujer ha tenido o no relaciones sexuales, además de constituir una potencial forma de abuso.

Pero la investigación de la BBC contactó a varias de las clínicas privadas que ofrecen procedimientos para "reparar la virginidad" y encontró que varias también ofrecen los polémicos exámenes, por precios que van desde las £150 (US$200) a las £300 (US$400).

En total, la BBC identificó 21 clínicas y logró contactar a 16, siete de las cuales confirmaron que ofrecen "pruebas de virginidad". Otras no aclararon su posición.

Pero todas se mostraron dispuestas a realizar cirugías de reparación del himen, las que cuestan entre £1.500 (US$2.000) y £3.000 (US$4.000).

Según datos del NHS England, en Inglaterra se han realizado 69 procedimientos de reparación del himen en los últimos cinco años.

Newsbeat también habló con una mujer ayudada por la organización benéfica Karma Nirvana, que apoya a las víctimas de lo que se conoce como abusos basados ​​en el honor y el matrimonio forzado.

Cirugía
En Reino Unido también funcionan clínicas que ofrecer "reparar la virginidad".

"Tuve una relación muy emocionalmente abusiva con mis padres, que querían que tuviera un matrimonio arreglado", dijo la mujer.

"Y, un día, un anciano de la comunidad me vio con mis amigos y le dijo a mi mamá que uno de los niños era mi novio, lo que generó numerosos rumores. Había mucho rumores en la comunidad al respecto", le contó a Newsbeat.

Sus padres la amenazaron entonces con una "prueba de virginidad".

"Mis padres y la familia del hombre con el que querían que me casara dijeron que tenía que hacerme una prueba de virginidad para demostrar que todavía era virgen para que el matrimonio pudiera seguir adelante", recordó la mujer.

"Estaba asustada y realmente no entendía lo que significaba. Sentí que huir era mi única opción, así que eso es lo que hice", dijo.

Riesgo de muerte

Priya Manota gestiona la línea de ayuda de Karma Nirvana y dice que la organización recibe numerosas llamadas de niñas que están preocupadas por el tema.

"Puede ser que les preocupe que sus familias hayan descubierto que tal vez han estado en una relación o que no son vírgenes. Puede ser que la familia las esté presionando para que se hagan la prueba y están preocupadas por el resultado", explica.

Según Manota, los principales desencadenantes de abusos basado en el honor y el matrimonio forzado son estar en una relación, elegir a la propia pareja y tener una relación íntima o sexual.

"Y en la organización sabemos de muchos casos extremos en los que las víctimas han sido asesinadas. Otras víctimas pueden ser repudiados por sus familias", cuenta.

Un póster de la OMS que pide que se prohíban las pruebas de virginidad.
Calificadas como "retrógradas", las pruebas de virginidad aún son comunes en una veintena de países en el mundo.

Las pruebas de virginidad se practican en al menos 20 países, según la OMS, que dice que no hay evidencia de que estas puedan probar si una mujer o una niña ha tenido o no relaciones sexuales.

Esto se debe a que el himen puede romperse por muchas razones, incluido el uso de tampones y el ejercicio.

Según datos de la OMS y ONU Mujeres, la mayoría de estas pruebas se realizan en países de Asia, Medio Oriente y en el norte y sur del continente africano, pero también se han identificado casos en Bélgica, Brasil, Canadá, España, Estados Unidos, Jamaica, Países Bajos, Reino Unido y Suecia.

Y la jefa de la Unidad de Género y Derechos de la Mujer de la ACNUDH, Veronica Birga, sostiene que la lista real es mucho más extensa, pero como muchas de las pruebas se realizan "a escondidas", es muy difícil encontrar datos.

El año pasado, el rapero estadounidense T.I. provocó indignación después de admitir durante un podcast que lleva a su hija a una prueba todos los años para comprobar que su himen sigue intacto.

La BBC también encontró kits de reparación del himen que se venden por internet a partir de £50 (US$66) con la promesa de "restaurar la virginidad".

Un kit comprado por US$140 que llegó desde Alemania contenía 60 ml de gel para apretar la vagina, unas pinzas de plástico, una cápsula de sangre y tres bolsitas que parecen contener sangre falsa, pero ninguna instrucción sobre cómo usarlo.

"Debería ser ilegal"

El Dr. Ashfaq Khan es un ginecólogo que regularmente recibe solicitudes de pacientes para pruebas de virginidad y reparación del himen.

"No entiendo por qué no es ilegal en el Reino Unido, debería serlo", dice.

"La idea de que la ausencia de una parte del himen significa que no eres virgen está mal en primer lugar. Puede romperse por varias razones", explica.

"Y si dijera 'está roto, necesito repararlo' y luego puedo darte un certificado, significaría que estoy dando un certificado falso", agrega.

Doctor con paciente
Para muchos doctores, la práctica debería ser ilegal.

El Dr. Khan cree que hay que tomar mayores medidas contra ese tipo de prácticas, "de la misma manera que promovemos brillantemente los temas de la mutilación genital femenina".

"Para mí, este es otro crimen, y nos estamos asociando con un procedimiento que no es correcto ética y moralmente", le dice a BBC Newsbeat.

A principios de este año, la Organización de Mujeres y Sociedad del Medio Oriente inició una campaña para prohibir las "pruebas de virginidad" en Reino Unido y pidió más educación sobre el tema.

"Aunque nos gustaría eventualmente prohibir la reparación del himen, prohibir la práctica sin la educación adecuada solo hará más daño que bien", destacó su fundadora, Halaleh Taheri.

"La única razón por la que estas prácticas siguen siendo un negocio es por esta mentalidad atrasada con respecto a la virginidad", explicó

"Así que si ayudáramos a educar a nuestras comunidades y a revertir esta creencia, entonces no habría necesidad de reconstruir el himen y estas clínicas se quedarían si trabajo por sí solas", dijo.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.