Controversia entre Netanyahu y la cúpula militar acerca de la factibilidad de eliminar a Hamás

El portavoz del ejército israelí afirmó el miércoles que el movimiento islamista palestino Hamás, contra el que lucha en Gaza, no podía ser eliminado por ser “una ideología”, lo que provocó una reacción inmediata del gobierno, que reiteró su compromiso de destruirlo.

Con Daniel Blumenthal, corresponsal de RFI en Tel Aviv

"Hamás es una ideología, no podemos eliminar una ideología. Decir que vamos a hacer desaparecer a Hamás es arrojar arena a los ojos de la gente", declaró el contralmirante Daniel Hagari a la emisora israelí Canal 13.

"Si no ofrecemos una alternativa, al final, tendremos a Hamás" en el poder en Gaza, añadió Hagari, en un momento en que el gobierno israelí se encuentra dividido sobre el futuro de la Franja una vez terminada la guerra.

Sus comentarios fueron rápidamente rebatidos por la oficina del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, cuyo gabinete ha declarado que su ofensiva en Gaza no terminará hasta que Hamás sea derrotado.

Más de ocho meses, desde el comienzo de la guerra contra Hamás como consecuencia de fulminante ataque de la organización islamista el pasado mes de octubre, el primer ministro y otros miembros de su gobierno de extrema derecha tratan de limpiarse de responsabilidades, culpando por el desastre a los jefes del ejército, con el claro objeto de no tener que someterse a una Comisión Investigadora.

El miércoles, el portavoz militar, general de Brigada Daniel Hagari, otorgó entrevistas a los medios de comunicación para transmitir un mensaje inequívoco, que las declaraciones de Netanyahu acerca de la destrucción de Hamás no hacen otra cosa que ¨arrojar arena a los ojos del público¨.


Leer más sobre RFI Español