Con controversia constitucional, González Cruz buscará invalidar “Bonillazo”

Isabel Mercado
·2  min de lectura

El alcalde de Tijuana Arturo González Cruz presentará una controversia constitucional en contra del decreto que fue aprobado este sábado por el Congreso del Estado y que da facultades a la legislatura estatal para decidir qué munícipes pueden pedir licencia para separarse de su cargo por más de 30 días.

La iniciativa fue propuesta por el gobernador Jaime Bonilla Valdez, se sometió a votación este sábado en sesión extraordinaria, y se publicó antes de una sesión del Cabildo de Tijuana en la que González Cruz anticipó que iba a pedir licencia por segunda ocasión, para buscar la candidatura a gobernador del estado en 2021.

“Nuevamente el gobernador, Jaime Bonilla, demostró que lejos de ver por la ciudadanía y el desarrollo de Baja California, su interés es actuar de manera perversa en su beneficio, otro acto más para buscar un poderío absoluto, sin importar las leyes y autonomía de las instituciones”, publicó González Cruz en Facebook.

La sesión del Cabildo de Tijuana estaba programada para hoy a las 7PM pero fue cancelada tras la publicación del decreto de Bonilla en el Periódico Oficial del Estado.

Esta iniciativa reforma el artículo 42 de la Ley del Régimen Municipal para el Estado de Baja California y también permite que el gobernador proponga un suplente para los alcaldes que pidan licencia definitiva si es necesario.

“Las ausencias mayores a 30 días naturales serán resueltas en definitiva por el Congreso del Estado. Cuando por cualquier circunstancia el suplente no asumiera el cargo o no se presentara, el Gobernador del Estado enviará una terna de propuesta al Congreso del Estado”, establece la reforma.

En la propuesta original se establecía que el Congreso solo podría rechazar dos propuestas y que en ese supuesto el gobernador haría la designación, pero esto no fue incluido en la publicación del Periódico Oficial.

El presidente municipal de Tijuana consideró que la propuesta de Bonilla es “otro acto lamentable y de retroceso para este estado”.

También reiteró que no renunciará a sus derechos políticos y dijo estar convencido de que Bonilla “no representa la cuarta transformación”.

La regidora Edna Mireya Pérez Corona opinó que la reforma publicada violenta la municipalidad, constitucionalidad y soberanía de los cabildos de Baja California.

“Es triste, vergonzoso y lastimosa la forma de cómo se conduce y presta el Poder Legislativo a intereses personales”, comentó.

Por ello avaló la presentación de una controversia constitucional por parte del gobierno de Tijuana, con lo que consideró, “la Suprema Corte de Justicia de la Nación de nuevo habrá de corregir la página al Congreso del Estado”.