Controversia en Alemania por el plan de ayuda a consorcios de energía

·1  min de lectura

Ante la perspectiva de los termómetros en caída, los europeos se preparan para un invierno difícil por la escasez de gas proveniente de Rusia. En Alemania, la decisión de dar ayudas a consorcios energéticos levanta ampollas en la coalición de gobierno.

Tres paquetes consecutivos ha presentado el gobierno alemán para paliar el enorme ascenso del precio del gas en el país que ahora llega a un aumento del 163 %. El último, presentado esta semana, ha tenido una nefasta recepción.

El partido Los Verdes, miembro de la coalición de gobierno, había pedido un impuesto especial a los enormes ingresos extra que han tenido los consorcios de energía en este año. Pero precisamente el ministro verde de economía, Robert Habeck, presentó un paquete para balancear el sobreprecio del gas entre los consumidores alemanes y uno de los grandes favorecidos serán los grandes consorcios que además de haber aumentado sus beneficios, recibirían una bonificación, financiada por los hogares alemanes.

Se ha criticado que los consorcios están muy bien de salud y que el alza de precios del gas no es ninguna amenaza para su existencia y que no necesitan los 3.000 millones de euros de ayudas para sobrevivir.

Todos los hogares alemanes ya han recibido en sus buzones una carta de las empresas de energía donde los preparan para el alza que se viene en este invierno.

Gran parte de la calefacción en Alemania es alimentada por gas y muchos esperan grandes manifestaciones populares en caso de que el gobierno no maneje bien esta crisis. La misma ministra de exteriores verde Annalena Baerbock previno de “ levantamientos populares” para el próximo invierno.


Leer más sobre RFI