Más controles: la Ciudad busca evitar certificados truchos en la vacunación de grupos de riesgo

·5  min de lectura
La próxima etapa de la vacunación en la ciudad de Buenos Aires tendrá mayores controles sobre los certificados médicos de los beneficiarios
La próxima etapa de la vacunación en la ciudad de Buenos Aires tendrá mayores controles sobre los certificados médicos de los beneficiarios

La próxima etapa de la campaña de vacunación en la ciudad tendrá mayores controles. Para evitar situaciones polémicas en la asignación de turnos en los grupos de riesgo que comenzarán a inocularse en los próximos días, el gobierno porteño planea aplicar medidas más específicas y no dejar margen de duda en la administración de los componentes contra el Covid-19.

El empadronamiento del personal estratégico y personas de entre 55 y 59 años con comorbilidades (enfermedades cardiovasculares, renales y respiratorias, obesidad, entre otras) que empezó hoy tendrá la lupa puesta en los certificados médicos que acrediten las patologías. El objetivo es evitar que se falsifiquen documentos y que personas que no pertenecen a esos grupos de riesgo saquen rédito de un bien escaso como son hoy las vacunas.

Coronavirus: Aprobaron el ensayo de una nueva vacuna en el país y buscan 5000 voluntarios

Mediante auditorías aleatorias al momento de la presentación en el vacunatorio o de asignar los turnos, la Ciudad pretende evitar situaciones que resten credibilidad a la aplicación de las vacunas. Esta metodología se utilizará también en las siguientes etapas que se irán sumando de a quinqueños, es decir, grupos de cada cinco años.

En la mesa chica de Uspallata, la sede del gobierno porteño en el barrio de Parque Patricios, evalúan la mejor metodología posible luego del pedido de Horacio Rodríguez Larreta de instrumentar mayores controles. La auditoría en el momento de la vacunación es una posibilidad concreta, aunque podría ser tediosa y significar un retraso importante en la inoculación de las dosis, según admiten fuentes oficiales.

La próxima etapa de la vacunación en la Caítal está orientada a personas de entre 55 y 59 años con patologías de base y a personal estratégico
La próxima etapa de la vacunación en la Caítal está orientada a personas de entre 55 y 59 años con patologías de base y a personal estratégico


La próxima etapa de la vacunación en la Caítal está orientada a personas de entre 55 y 59 años con patologías de base y a personal estratégico

La alternativa es que, al pedir un turno, la persona entregue los datos del profesional de la salud que otorgó el certificado para que se constate su veracidad. La carga de la información personal, en todos los casos, debe ser acompañada por una declaración jurada mediante la cual el solicitante confirma que la información no fue falsificada.

“El mensaje es concreto: no hay margen para falsificar certificados. Tendremos que terminar de definir cómo serán los controles, pero serán más estrictos”, admiten desde el gobierno local, que incluso analiza suspender la matrícula médica del profesional en caso de detectar alguna irregularidad o aplicar otro tipo de sanciones.

La Ciudad tiene decidido no dar margen a especulaciones o casos polémicos como los ocurridos en otras provincias y con las vacunas de privilegio distribuidas en la gestión del exministro de Salud, Ginés González García. Mucho más cuando la cantidad de dosis disponibles aún no alcanzó para cubrir a los grupos considerados de riesgo. De acuerdo con los números que manejan en el Ministerio de Salud porteño, con 400.000 vacunas más todas las personas con prioridad habrán recibido al menos una dosis.

En números

La Ciudad cuenta con capacidad para vacunar a 25.000 personas por día, pero en la última entrega recibió poco más de 30.000 dosis y espera un número similar para los próximos días. Hasta el momento fueron administradas 955.093 dosis en total (737.856 vecinos recibieron la primera dosis, de los cuales 217.237 fueron inmunizados ya con dos). Alrededor de 1.200.000 porteños forman parte de los grupos prioritarios establecidos por el Gobierno de la Nación y el 61,5% ya recibió al menos un componente.

Desde hoy, según anunció el ministro de Salud, Fernán Quirós, se encuentra disponible el empadronamiento para policías, bomberos, agentes de calle, personal docente y no docente de establecimientos estatales y privados, y personal del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat (empleados abocados a la atención al público, hogares y paradores, comedores y Centros de Primera Infancia). La inscripción online solo será necesaria para el subgrupo del ámbito educativo y en los otros casos las personas deberán expresar la voluntad de recibir la vacuna a través del sitio web y se utilizarán los padrones propios de los ministerios de Seguridad y de Desarrollo Humano.

Coronavirus: qué dicen los infectólogos sobre las posibles nuevas restricciones

También se podrán empadronar los pacientes de riesgo con patologías cardiovasculares, respiratorias, renales, oncológicas, diabetes, obesidad, cirrosis, sida y tuberculosis, así como las personas trasplantadas, con Síndrome de Down o con discapacidad intelectual y del desarrollo. Quienes deseen recibir la vacuna deben completar la solicitud en el sitio web a modo de declaración jurada y presentar, al momento de asistir al vacunatorio, DNI y una constancia que acredite al menos una patología o criterio clínico que lo incluya dentro de este segmento priorizado.

Estos dos grupos, entre los 18 y 59 años, se componen de unas 300.000 personas. Cuando se complete esta etapa, la próxima contemplará otros grupos estratégicos que se definirán sobre la base a la disponibilidad de dosis.

Personas de entre 55 y 59 años con patologías de base y el personal estratégico, el próximo objetivo de la campaña de vacunación porteña
Personas de entre 55 y 59 años con patologías de base y el personal estratégico, el próximo objetivo de la campaña de vacunación porteña


Personas de entre 55 y 59 años con patologías de base y el personal estratégico, el próximo objetivo de la campaña de vacunación porteña

La primera etapa se inició el 29 de diciembre con el personal de salud público y privado, de la seguridad social, entidades universitarias, de dependencia nacional y residencias de adultos mayores e independientes. Fueron 190.217 las personas que recibieron la primera dosis de la Sputnik-V, Covishield o Sinopharm y 142.438 completaron la inmunización con el segundo componente. El paso siguiente involucró a los adultos mayores de 70 años; de un total que supera los 400.000, 343.439 ya tienen una dosis y 57.474, las dos.

El 20 de abril se inició la vacunación en mayores de 60 años, con un universo total de 330.000 personas, de las cuales 161.285 ya tienen la primera dosis. Además, 15.908 integrantes del personal estratégico recibieron la primera aplicación de Sinopharm, de los cuales 14.813 completaron el esquema.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.