Contratos reservados, el silencio inescrutable de los acuerdos por las vacunas

·3  min de lectura
Las grandes potencias han firmado multimillonarios contratos con los laboratorios para asegurar el abastecimiento de las vacunas contra el coronavirus.
Las grandes potencias han firmado multimillonarios contratos con los laboratorios para asegurar el abastecimiento de las vacunas contra el coronavirus.

MIAMI (Especial GDA).- Los contratos para la compra de vacunas contra el Covid-19 en América Latina contemplaron en la mayoría de los casos cláusulas de confidencialidad o de reserva, en algunos de ellos de manera temporal. De los once países relevados por el Grupo de Diarios América (GDA), ocho acordaron esas cláusulas, en uno no lo hicieron (Venezuela) y en los restantes (Perú y Puerto Rico) no hay información al respecto.

En cuatro países (Argentina, Brasil, Colombia y Perú) fue necesario apelar a leyes o decretos específicos para abrir el camino a la compra de vacunas. Y no son pocos los casos en los que la información sensible (por ejemplo, el precio pagado por las vacunas) no es de acceso público.

Nuevos estudios: ¿el coronavirus evoluciona y ahora se transmite con más eficacia por el aire?

En la Argentina las autoridades no pudieron explicar por qué todas las cláusulas de esos contratos se consideran como “secreto de Estado” cuando se trata de una compra de insumos con dineros públicos. Las cláusulas de los contratos incluyeron los principios de indemnidad y negligencia de manera excepcional por acuerdo de partes, además de establecer tribunales extranjeros para la resolución de litigios o la aceptación de potenciales incumplimientos de parte de los proveedores debido a problemas de producción, algo que los contratos de compra de insumos en salud pública suelen sancionar. Para las compras de vacunas se dictó una ley que habilita al Ministerio de Salud a tal efecto, promulgada el 6 de noviembre de 2020.

En Brasil las cláusulas de confidencialidad van más allá de los aspectos técnicos y científicos, extendiéndose a aspectos comerciales, como precios y fechas de entrega. La cláusula de responsabilidad por posibles efectos secundarios de la vacuna fue un obstáculo para el acuerdo entre el gobierno federal y Pfizer y sirvió como justificación del retraso en la compra. Sin embargo, una condición similar no impidió la firma del contrato entre la Fiocruz y el laboratorio AstraZeneca, oficializado en septiembre.

En México, la información sobre los contratos tiene una reserva de cinco años

Por otra parte, como parte de los acuerdos en ocho de los once países relevados por el GDA se realizaron ensayos clínicos en la población antes de que se iniciara la campaña oficial de inoculación. Las excepciones a la regla fueron Costa Rica y Uruguay, mientras que en El Salvador no se brindó información sobre el tema. Estas son las cifras, país por país:

  • Argentina: participaron 20.000 personas de ensayos clínicos de cinco vacunas: Pfizer/BioNTech, Sinopharm, CanSino, Janssen, y Curevac

  • Brasil: CoronaVac (unos 9000 voluntarios) AstraZeneca (12.000) Pfizer/BioNTech (2900, más 800 voluntarios para una dosis de refuerzo), Janssen (7000)

  • Colombia: realizaron ensayos de Janssen y Bayer

  • Costa Rica: no hubo ensayos clínicos

  • Chile: Sinovac (3000 personas), AstraZeneca (1500), Janssen (1000) y Cansino (3500)

  • El Salvador: se desconoce si se hicieron ensayos clínicos

  • México: CanSino (entre 10.000 y 15.000 voluntarios), Janssen (indicó que se reclutarían hasta 20 mil personas), Novavax (2000). También hizo ensayos el laboratorio alemán CureVac.

  • Perú: Sinopharm (12.000 voluntarios), Johnson & Johnson, AstraZeneca y Curevac.

  • Puerto Rico: Pfizer, Moderna y Janssen contaron con ensayos clínicos.

  • Uruguay: no se hicieron

  • Venezuela: las rusas Sputnik (2000 personas) y EpiVacCorona, y las cubanas Soberana 02 y Abdala

*El Grupo de Diarios América (GDA), al cual pertenece LA NACION, es una red de medios líderes fundada en 1991, que promueve los valores democráticos, la prensa independiente y la libertad de expresión en América Latina a través del periodismo de calidad para nuestras audiencias.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.