Contrarreloj: el PJ espera un gesto de Alberto Fernández para suspender las PASO

Laura Serra
·4  min de lectura

Diecisiete provincias, quince gobernadores y una veintena de diputados oficialistas y aliados acompañan el proyecto para suspender las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) del año próximo. Sin embargo, pese a la envergadura de sus impulsores, la iniciativa no se puso todavía en la agenda en la Cámara de Diputados por el freno impuesto por el kirchnerismo. No obstante, los gobernadores esperan todavía un gesto del Presidente y confían en que se trate durante las sesiones extraordinarias del verano.

El presidente Fernández tomó el reclamo de los gobernadores y ayer, durante el acto que protagonizó en La Plata junto a Cristina Kirchner, le anticipó al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, quien también simpatiza con la idea de suspender las PASO, que incluirá la iniciativa, presentada por el diputado tucumano Pablo Yedlin, en el temario de las sesiones extraordinarias que empiezan el mes próximo.

Alberto Fernández reveló el consejo que le dio Cristina Kirchner: "Yo hice lo que me mandaste"

"En el decreto de ampliación de las sesiones extraordinarias se incluirá la carta de los gobernadores que piden la suspensión de las primarias", anticiparon fuentes oficiales.

Una vez incluido en el temario el proyecto de Yedlin -quien responde al gobernador Juan Manzur-, el oficialismo avanzará en su tratamiento. Los tiempos apremian: quienes impulsan la suspensión de las primarias admiten que la ley debería sancionarse, a más tardar, antes de abril próximo. Después de entonces ya no tendría sentido, pues el cronograma electoral ya estará en marcha.

"Son tres los motivos para suspender las primarias. En primer lugar, nunca fue un sistema efectivo para elegir candidatos. Segundo y lo más importante: es caro. El presupuesto 2021 establece una partida de $17.000 millones para todo el proceso electoral del año próximo y más de la mitad de esos recursos irían destinados a las PASO. Tercero, está el problema sanitario que genera la pandemia. Esperemos que para entonces ya esté avanzado el proceso de vacunación, pero no sabemos bien en qué situación estaremos en agosto próximo", indicó Yedlin.

Los gobernadores peronistas quieren amortiguar el impacto del gasto que les demandará en sus provincias -ya de por sí con sus arcas exhaustas después de la cuarentena- todo el proceso electoral. Sin embargo, el kirchnerismo no parece compartir sus apremios; de hecho, ningún legislador de ese sector acompañó la iniciativa de Yedlin.

En efecto, el líder de La Campora, el jefe del bloque de diputados del Frente de Todos, Máximo Kirchner, hizo trascender a propios y extraños que para suspender las PASO a nivel nacional es necesario alcanzar un amplio consenso con Juntos por el Cambio.

A su juicio, no tiene sentido avanzar con el proyecto de los gobernadores del PJ si en las legislaturas de la ciudad y la provincia de Buenos Aires no sancionan leyes en el mismo sentido para derogar las primarias locales. Por ahora, esa posibilidad aparece lejana pues tanto Horacio Rodríguez Larreta como María Eugenia Vidal -los dos principales referentes de Juntos por el Cambio en esos distritos- son contrarios a modificar las reglas electorales.

En rigor de verdad, a La Cámpora le resulta funcional la herramienta de las primarias: su objetivo es competir el año próximo por cargos legislativos provinciales y por concejalías en diversos municipios bonaerenses para ampliar su base territorial en el estratégico distrito que gobierna el kirchnerista Axel Kicillof.

"Al final, toda la estrategia electoral del peronismo está sujeta a los mandamientos del kirchnerismo bonaerense", despotricaba un importante referente de un gobernador del PJ.

En Juntos por el Cambio, el principal bloque opositor en el Congreso, celebran por lo bajo la resistencia de Máximo Kirchner a cambiar las reglas electorales. Es que el proyecto de Yedlin ponía a esta bancada en un aprieto, pues hasta gobernadores propios, como el jujeño Gerardo Morales y el correntino Gustavo Valdés, estuvieron de acuerdo con la eliminación de las PASO.

"Si el problema es el costo que originan las primarias, entonces instrumentemos la boleta única de papel. Si se aprobase una ley en ese sentido, nos ahorraríamos millones de pesos en la impresión de boletas", retrucan desde Juntos por el Cambio. La semana pasada, una veintena de diputados del radicalismo, encabezados por Dolores Martínez, presentaron una iniciativa en ese sentido.

En paralelo, la diputada Carla Carrizo, también de Juntos por el Cambio, propuso modificar la ley que instrumenta las primarias para hacerlas más efectivas y menos costosas. Para ello propone reducir el tiempo entre las PASO y las elecciones generales y disminuir los topes de gastos de campaña de aquellos partidos políticos que no presenten listas alternativas en las primarias.

Misiones: la provincia que se hizo "rica" gracias al coronavirus y el cierre de las fronteras

También Consenso Federal propicia como alternativa la instrumentación de la boleta única de papel: los diputados Alejandro "Topo" Rodríguez, Jorge Sarghini y Graciela Camaño, junto a Luis Contigiani (Frente Progresista) presentaron un proyecto en ese sentido. "Como instrumento de votación, implica mayor eficiencia, equidad y transparencia en todo el proceso electoral, además de permitir un 75% de ahorro de todo el proceso", fundamentaron los legisladores.

"Estamos dispuestos a discutir la suspensión de las primarias, pero a condición de que se instrumente la boleta única de papel para las elecciones legislativas de octubre", sostuvo Rodríguez.