Después del contrapunto por Pfizer, el director regional de Covax compartió un acto en la Casa Rosada

·3  min de lectura
El director del Fondo Covax para América Latina, Santiago Cornejo, participó de  una actividad oficial sin mencionar el episodio Pfizer.
Captura de video

La semana pasada fue tapa de todos los portales y diarios del país, y provocó temblores en el gobierno de Alberto Fernández cuando en un zoom aseguró que la Argentina “había dicho que no” a las vacunas de la farmacéutica Pfizer, y preferido otras inmunizaciones para su población.

Luego de su desmentida escrita, que hizo llegar a la ministra de Salud, Carla Vizzotti, el director para América latina del consorcio Covax, de la Organización Mundial de la Salud, Santiago Cornejo, volvió a compartir hoy un evento con el gobierno nacional, más específicamente con el Consejo Económico y Social que impulsa y coordina el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz.

Vacunas: Pfizer reconoció cuáles son los dos obstáculos que impidieron el acuerdo por 13 millones de dosis

“Covax se creó para evitar los errores de las pandemias pasadas, cuando los países ricos inmovilizaron todos sus insumos, sabíamos que esta vez no era una opción”, dijo Cornejo, de modo virtual y en el contexto del Foro Internacional Geopolítica de Vacunas, organizado por Beliz en el Museo del Bicentenario.

En apenas 5 minutos de participación, y en un discurso escrito, Cornejo evitó cualquier alusión al episodio, aunque disparó críticas a los “países ricos” que acumularon vacunas contra el Covid-19, en línea con la retórica de la Casa Rosada.

“También ha habido contratiempos, y ha habido lecciones, porque no estamos contentos de estar tan retrasados en lo que respecta a la vacunación en todo el mundo”, reconoció Cornejo, y adjudicó estos retrasos a que “nos tomó varios meses crear este mecanismo, que los países se unieran a él, y conseguir los fondos para firmar los contratos con las empresas. Esto fue un tiempo perdido muy valioso que limitó nuestra capacidad para firmar acuerdos y asegurar la llegada de vacunas”, dijo Cornejo, en tono autocrítico.

Demoras en el reparto

De todos modos, aseguró que “Covax ya firmó contratos con ocho candidatos, que nos permitirán cumplir con nuestros compromisos, pero nos enfrentamos a retrasos. La producción de vacunas es de por si compleja”, afirmó, y volvió a fustigar las “barreras a la exportación de vacunas, y de materias primas” por parte de los países proveedores.

Cornejo sostuvo, además, sobre la “necesidad de contar con instrumentos financieros que incentiven la transferencia de tecnología y las inversiones a largo plazos”. Pero también solicitó “mecanismos de adquisición coordinados que rinden previsibilidad a los fabricantes”, en un guiño a las farmacéuticas.

El mail de Santiago Cornejo a Carla Vizotti para explicar el contrapunto por Pfizer
El mail de Santiago Cornejo a Carla Vizotti para explicar el contrapunto por Pfizer


El mail de Santiago Cornejo a Carla Vizotti para explicar el contrapunto por Pfizer

Puntual y micrófono en mano, Beliz había dado el puntapié inicial, y resumió el espíritu de la reunión, que nucleó a expertos y funcionarios argentinos e internacionales, con una frase: “Justicia social sanitaria”.

“No tenemos que permitir que la salud, en el mundo y en Argentina, se transforme en una guerra en la que se dónde se destruyan puentes”, dijo Beliz, mientras en el Congreso los laboratorios daban cuenta de sus planes de provisión de vacunas.

Un mensaje de Beliz que también apuntó a la oposición, “obsesionada” con el acuerdo con Pfizer, según fustigó Vizzotti en aquella conferencia de prensa que siguió a las declaraciones de Cornejo. “Sigamos trabajando juntos, incluso después de esta pandemia”, finalizó Cornejo, como modo de dar por cerrado el entredicho.