Contra un escote no hay debate que valga, ¿qué fue de la edecán del IFE?

Hace seis años ya, en mayo de 2012, cuando la carrera por la presidencia podría ser definida en un debate nacional, que la edecán Julia Orayén ganó sus 15 minutos de fama.

La modelo argentina apareció en el debate presidencial organizado por el entonces Instituto Federal Electoral (IFE) luciendo un ajustado vestido blanco de amplio escote que nada tenía que ver con la “seriedad” del encuentro.

Imagen tomada de Youtube

No obstante, un hecho tan simple como este marcó el momento y se volvió un suceso que hasta ahora sigue siendo tema de chascarrillos, peticiones y burlas para el Instituto.

LEER | Todo lo que debes saber sobre el primer debate presidencial de este domingo

Un poco de memoria

A pesar de que ella no provocó el escándalo por su vestimenta, dado que aclaró que nadie supervisó cómo debía vestirse y tampoco en la producción que la vio, la peinó y maquilló, se encontró alguien con la suficiente capacidad para decir algo al respecto de su entalladísimo vestido blanco que como dijo Josefina Vázquez Mota, entonces una de las contendientes, “no estaba acorde con la seriedad que tenía un debate presidencial”.

Pero al menos hubo otro que sí disfruto y bastante el “desacierto” del IFE, el candidato de Nueva Alianza, Gabriel Quadri no pudo evitar desviar la mirada hacia las curvas de la modelo, contrastó con la mirada baja y disciplinada como diciendo “no debo mirar, no debo mirar” de Enrique Peña, entonces candidato del PRI.

Ni que decir de los propios moderadores de esa ocasión, Javier Solórzano y Lupita Juárez, quienes no pudieron evitar abrir los ojos ante el escote que tenían enfrente.

Poco después, Quadri fue cuestionado al respecto y solo dijo cándidamente “me puso un poco nervioso, nunca había estado cerca de una playmate.

Qué fue de Julia Orayén

Aunque supo cuantificar el éxito repentino al aparecer en revistas usando el famoso vestido del debate y posteriormente alguna otra aparición en talk shows, la modelo solo tuvo una aparición más en el reality de TV Azteca, La Isla, para después vivir en una especie de retiro.

Foto: Archivo Cuartoscuro

Su pasión son los animales y el rescate de los que se encuentran desamparados, así también como alguna especialidad en la equinoterapia, aunque en sus redes sociales sigue apareciendo como modelo, lo cierto es que poco más ha hecho y vive en un semiretiro del mundo de la farándula en
Cancún.

Lo que se pide en las redes sociales

En esta nueva etapa para la carrera presidencial, el ahora INE (Instituto Nacional Electoral) no está exento de controversias, y las redes acentúan los posibles errores. Incluso ya hay quienes piden el regreso de Julia, pero después de la pifia, los productores decidieron cambiar el formato y ahora si acaso aparecerán hombres con traje.

Es una lástima, como menciona Sergio Sarmiento en su columna de Reforma del viernes, que un escote haya terminado con la tradición de las ideas en los debates; recordó que en 1994, Diego Fernández de Cevallos sorprendiera con su agresiva oratoria frente a Ernesto Zedillo y que en 2000, Vicente Fox encantó a la audiencia con su sencillez para abrir paso a dejar atrás por primera vez al PRI. En 2006, Andrés Manuel perdió los 10 puntos que llevaba de ventaja tras el debate.

LEER | El peso sufre frente al dólar, previo al debate presidencial

Ahora estamos marcados por un escote que arruinó las ideas que se debatían, un error se convirtió en el mejor punto a comentar por los espectadores.

Las apuestas están en el aire, qué nos espera para este primer debate, no es un misterio que todos van contra el puntero, pero la interrogante va más en el sentido de ¿qué opacará esta vez el debate de propuestas reales? ¿El INE hará bien su trabajo… los moderadores? ¿Cambiará en algo la decisión de la gente? Tal vez, simplemente lo veremos como un programa más, como quien busca continuidad tras ver el estreno de la serie de Luis Miguel o de un partido de futbol.