Contingencia ambiental: el dogma de la gasolina en la CDMX

·4  min de lectura

Escuchemos, usemos el conocimiento y sigamos las recomendaciones científicas que han surgido de preguntas que el ser humano ha tenido que resolver para estar en este planeta. En los últimos días se han presentado las figuras de la contingencia ambiental en la zona metropolitana del valle de México. Y esto ha originado que se tomen ciertas medidas para que la población pueda realizar sus actividades, pero con ciertas restricciones.

Actualmente existen dos fases que son consideradas para establecer los límites que puede y deberá tener la población ante una contingencia ambiental.

Fase 1. El objetivo es el disminuir la exposición de la población al aire contaminado y el riesgo de afectación a su salud. Asimismo, reducir la generación de contaminantes y la probabilidad de volver a alcanzar altas concentraciones de ozono.

Fase 2. Significa que la calidad del aire es extremadamente mala. Esto llevaría a la suspensión de actividades escolares, oficinas y recreativas. Y se añadiría a las medidas que se tomaron en la primera etapa, y se paralizaría toda actividad.

Por lo regular todo esto está asociado con la fase 1 en su declaración, cuando hay una presencia alta de ozono y particular PM2.5. De acuerdo con estadísticas de calidad del aire, se ha aplicado alrededor de 28 ocasiones desde 2016.

Una las principales fuentes de emisión de ozono por lo general son vehículos que utilizan combustibles fósiles, fugas de gas LP y gas natural, así como las industrias y las estaciones de gasolina. Las partículas PM2.5 provienen de los gases de automóviles, fábricas, incendios, combustibles y polvo. Estos pueden ser capaces de llegar a los alveolos pulmonares (sacos de aire y la parte de los pulmones donde se realiza el intercambio de oxígeno).

CÓMO FUNCIONA LA FASE 1

Cuando se activa la fase 1 en una contingencia ambiental, la primera acción efectuada en la Zona Metropolitana es dejar de usar los vehículos que queman gasolina.

Esto es logrado por medio de nuevas indicaciones en el programa Hoy No Circula durante el tiempo que dure esta. El primer paso es el no permitir la circulación a un número de carros con cierta terminación en las placas, la restricción a unidades de reparto de gas LP, y colocar horarios de movilidad durante el día al transporte de carga local o federal y a ciertos vehículos de transporte público (principalmente a taxis).

Pero todo esto que observamos está fundamentado en dejar de efectuar la combustión por la quema de combustibles fósiles en motores automotores. Esto es derivado de que, en el valle de México, no existe una combustión completa al no tener la cantidad de oxígeno en el aire necesario para poder realizarla. Esto agravia la calidad del aire. Ahí la necesidad de parar a un número de vehículos durante una contingencia ambiental.

Los avances que se han tenido en las últimas décadas son y serán la utilización de aditivos oxigenantes, los cuales proporcionan una cantidad adicional de oxígeno que ayuda a tener una quema de combustible completa en cada momento que haya una reacción dentro de la cámara de combustión.

Entre los principales utilizados en México con la gasolina está el MTBE (Metil Tert-Butil Eter) y el etanol. Estos, dentro de la NOM-016- CRE-2016, indican ciertos porcentajes de utilización cada uno de ellos.

REQUERIMOS MÁS ETANOL

En México importamos gasolinas de nuestro socio comercial Estados Unidos, que en su mayoría viene con un 10 por ciento de etanol para su venta a distribuidores. O realizan el mezclado en las estaciones de servicio para su venta al público.

Este verano, y ante el incremento de los precios de esta, el presidente de ese país autorizó el aumento del 10 a 15 por ciento del aditivo. El objetivo es reducir el precio entre 10 y 20 centavos por galón (0.50 a 1 peso por litro).

Ate eso no podrías incrementar el porcentaje de este aditivo oxigenante, y como consecuencia directa, tampoco podrías reducir el número de contingencias ambientales en la zona metropolitana. Lo cual, no evitaría parar las actividades de esta gran urbe. Esta acción, usar aditivo, podría disminuir en 4.1 millones de toneladas de dióxido de carbono, equivalente al año en las zonas metropolitanas.

Tener una mejor calidad de combustibles, y principalmente de gasolina, reduce las emisiones en el corto plazo mientras se establece la transición a vehículos eléctricos.

Existe un primer paso, efectuado el 1 de abril de 2022. El Congreso del Estado de México aprobó un punto de acuerdo para exhortar a la Comisión Reguladora de Energía a elevar al 10 por ciento el etanol en la gasolina, y fue promovido por el diputado Daniel Sibaja González.

El primer paso está. Ahora debemos de implementar, ante el incremento de la temperatura ambiente, la movilidad de las personas al haber una mayor actividad. No es deseable parar las actividades por algo de lo que podemos tener control. La mala calidad del aire tiene implicaciones en varios derechos humanos, como lo son el derecho a la vida, la salud, un nivel de vida adecuado y un medioambiente sano. N

—∞—

Ramsés Pech es analista y asesor de la industria energética y en economía. Es autor del canal Energía sin política. Los puntos de vista expresados en este artículo son responsabilidad del autor.

Newsweek en Español te recomienda también estas notas:

SOS: emergencia climática

La estatua amputada de Juan de Oñate

Guerra Rusia-Ucrania: el doble rasero de la política internacional

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.