Continúan bloqueos en Colombia por paro agrario

BOGOTA, Colombia (AP) — Manifestantes sostenían el miércoles bloqueos en distintos puntos de las carreteras de Colombia, al tiempo que la policía levantaba otros sin que hasta ahora se vislumbre una salida al paro agrario iniciado esta semana.

Los manifestantes mantenían 12 cierres viales que afectaban carreteras en seis departamentos, dijo la policía al final de la jornada. Al menos 98 personas han sido detenidas por obstrucción de vías públicas desde el lunes, cuando comenzó el paro, agregó.

"Hemos tenido, durante el día de hoy (miércoles), varios escenarios de confrontación" entre la fuerza pública y los manifestantes, aseguró en rueda de prensa el director de la policía, general Rodolfo Palomino. En la carretera que comunica Bogotá con la ciudad de Villavicencio se produjo la retención de cuatro policías, que horas después fueron dejados en libertad previa mediación de la Defensoría del Pueblo, agregó.

Unos 88 agentes, según Palomino, han resultado lesionados, "afortunadamente ninguno de gravedad".

Lo más complejo de las protestas de la jornada, según el director de la policía, es que éstas han estado infiltradas "por muchachos" que no sólo han atacado a sus hombres sino también a los campesinos.

"Los han atacado con caucheras, causándoles lesiones... Buena parte de los lesionados que hemos encontrado en (el departamento de Boyacá) ha sido por la acción vandálica, anárquica, de estos jóvenes que se han involucrado allí", afirmó.

En la capital colombiana también se registraron disturbios entre policías y universitarios que dijeron apoyar el paro agrario. Canales de televisión locales mostraron a los estudiantes mientras lanzaban bombas y papas explosivas, mientras que la fuerza pública trataba de disolver las manifestaciones con gases lacrimógenos.

A lo largo del día se produjeron cierres de distintas carreteras en al menos tres departamentos: Cundinamarca y Boyacá, en el centro del país, y Cauca, en el suroeste, cuyas vías ya habían sido despejadas en días anteriores.

Un alcalde, comandantes policiales regionales y un vocero de los gremios en paro confirmaron a The Associated Press en entrevistas telefónicas escaramuzas en las que al menos 30 personas —15 de ellas civiles y el resto soldados y policías— resultaron levemente heridas por golpes de piedras y palos e intoxicadas por gases lacrimógenos lanzados por la policía.

El presidente Juan Manuel Santos ha dicho que su gobierno ha entregado una abultada ayuda financiera, casi un billón de pesos (unos 526 millones de dólares), a los caficultores y a otros gremios en lo que va del año, y que hay intereses electorales detrás de la manifestación, porque buscan debilitar su posición antes de los comicios de mayo del 2014.

Productores del sector agrícola y camioneros de carga están en paro indefinido desde el 19 de agosto porque desean negociar con el gobierno un vasto pliego de demandas. Los camioneros piden rebajas de al menos un dólar por galón en el precio del combustible, mientras que los productores de papa exigen la intervención del gobierno para que disminuyan los precios de los abonos y los fertilizantes.

Asimismo, piden rechazar la aplicación de tratados de libre comercio como los que Colombia ha firmado con Estados Unidos y la Unión Europea.

Con respecto a las negociaciones, Oscar Gutiérrez, del movimiento "Dignidad Cafetera" que agrupa a 130.000 productores, dijo en entrevista telefónica que el gobierno ha optado por la estrategia de llamar a cada sector por separado y que "no ha llamado a la mesa de unidad" agraria que reúne a por lo menos ocho sectores de cultivadores como arroz, café, papas y cebolla.

Los paperos "están peleando; es una situación muy difícil y el gobierno los ha tratado muy mal, les ha dado muy duro" con los agentes antimotines que levantan los piquetes instalados por esos cultivadores, añadió Gutiérrez.

Muchos de los cafeteros, un gremio que en total abarca a unas 560.000 familias productoras en todo el país, no se sumaron a la nueva huelga porque el gobierno les garantizó que las ayudas que ya reciben se mantendrán en el 2014. Sin embargo, Gutiérrez dijo que otros productores del grano quieren ese compromiso oficial por escrito y que se incluya en el presupuesto nacional del año entrante.

El gobierno sostiene que no negociará demandas de los gremios bajo presión y ha exigido la suspensión de los bloqueos.

Mientras que algunos cafeteros han hecho marchas y concentraciones pacíficas, cultivadores de papa y cebolla en la zona central de Cundinamarca y Boyacá han salido en pequeños grupos a apostarse en vías y lanzar piedras a la policía.

Entre los cierres estuvo uno en la localidad de Ubaté, en el departamento de Cundinamarca, ubicado en la región central del país, donde medio centenar de manifestantes cerraron desde la noche del martes la vía que conecta con el departamento de Boyacá con troncos de árboles y llantas en llamas. El enfrentamiento con los agentes antimotines continuó hasta la madrugada del miércoles.

Otro choque se produjo en una vía del municipio agrícola de Ventaquemada, en Boyacá, donde los manifestantes obligaron a un conductor de un camión de carga que iba vacío a detenerse y luego incendiaron el vehículo rociándolo con gasolina, dijo Virgilio Farfán, el alcalde de Ventaquemada.

César Pachón, vocero de las al menos 42.000 familias que en el departamento de Boyacá se dedican al cultivo de papa, se quejó en entrevista telefónica desde Tunja, capital departamental, de la acción de la policía, que calificó de abusiva, y dijo que mantendrían su protesta.

Otros choques fueron en el departamento de Cauca, en el suroeste del país, en un tramo de la carretera principal que comunica al departamento con el vecino departamento de Valle del Cauca, dos de los más conflictivos de Colombia porque en ellos operan desde unidades de la guerrilla hasta narcotraficantes.

Cargando...

 

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK