Continúan las protestas en Irán tras la muerte de una mujer detenida por llevar mal el velo

·1  min de lectura

Las fuerzas de seguridad iraníes dispersaron este lunes con gas lacrimógeno una manifestación en el noroeste del país y realizaron "varios arrestos" tras la muerte de una joven detenida por la policía de la moral. En el Kurdistán iraní llevan a cabo una huelga, mientras la familia de la víctima rechaza la versión oficial de la muerte de Mahsa Amini.

Por la corresponsal de RFI en Teherán

Los pocos videos que a esta hora se suben a las redes las ciudades del Kurdistán iraní, en el noroccidente del país, muestran los bazares de algunas de las ciudades completamente cerrados como respuesta a la huelga convocada para hoy en protestas a la trágica muerte de la joven kurda Mahsa Amini, de 22 años, que la semana anterior era detenida en Teherán por supuestamente llevar mal el velo, que es de uso obligatorio en Irán.

Las circunstancias de su muerte no son claras, pero la familia desmiente versión de que tenía problemas del corazón, como argumenta la policía, y el hospital Kazrow, donde fue recibida la joven, aseguró en un comunicado que Mahsa Amini llegó a sus instalaciones con muerte cerebral.

El ministro iraní del Interior, Ahmad Vahidi, dijo el sábado que "aparentemente Mahsa tenía problemas previos" de salud y que "había sido operada del cerebro a los cinco años".

El padre de la víctima desmintió estas afirmaciones y aseguró que su hija estaba "en perfecto estado de salud"

Esta Huelga llega horas después de que las ciudades Zanandaj y Saqez, de donde era originaria Mahsa, fueran escenarios de importantes manifestaciones de protesta que, según la organización de derechos humanos Kurda Hengaw, terminó con al menos 38 personas heridas.


Leer más sobre RFI