Estancadas las negociaciones para prolongar ayuda humanitaria en Siria

·4  min de lectura
© Omar Haj Kadour / AFP

Las conversaciones entre los diplomáticos de Naciones Unidas continúan este domingo en busca de una prolongación de la ayuda humanitaria transfronteriza, que la ONU ofrece a millones de personas en el noroeste de Siria. El suministro está en peligro de ser suspendido a partir de este domingo luego que Rusia vetara el viernes un proyecto para la prolongación de la ayuda, por estar dirigida a una zona que no es controlada por el Gobierno Sirio sino por grupos rebeldes y yihadistas.

La ayuda humanitaria vigente desde el 2014 podría quedar paralizada indefinidamente por la negativa de Rusia a apoyar el proyecto de resolución presentado por Noruega e Irlanda ante el Consejo de Seguridad de la ONU, que pretendía extender por un año la autorización.

Moscú plantea que la prórroga sea solo por seis meses, con posibilidad de renovarse y considera que la entrega de suministros debería realizarse desde Damasco a través de las líneas del frente al noroeste del país, alegando que el sistema actual viola la soberanía de Siria.

El envío de la ayuda internacional evita las zonas controladas por el Gobierno de Bashar al-Assad, y en cambio cruza la frontera entre Siria y Turquía a través del paso de Bab al-Hawa, área que se encuentra en manos de los rebeldes, razón por la que los suministros humanitarios no son aprobados por Al-Assad.

Por el momento no se ha llegado a ningún acuerdo a pesar de que existe la posibilidad de modificar la propuesta inicial y establecer una prolongación de nueve meses, pero según algunos voceros que se encuentran en las negociaciones quienes prefirieron mantenerse en el anonimato, las conversaciones continúan estancadas.

Aún hay posibilidades de que se realice una nueva votación del Consejo de Seguridad en los próximos días, pues en otros momentos se han dado prorrogas al mecanismo luego de su fecha de vencimiento.

Los afectados

Las provisiones son destinadas para atender las necesidades de más de 2,4 millones de personas que se encuentran en el noroeste de Idlib, sin embargo allí están radicados también los grupos yihadistas contrarios al Gobierno.

“El veto de Rusia nos va a matar, es el desastre más grande que nos ha pasado desde que ocurrió todo esto. Nos van a destruir, como un virus que elimina a todos al mismo tiempo. Si Dios no tiene piedad de nosotros, moriremos" declaró Mohammed Hobayti, quien vive en uno de los campamentos para personas desplazadas.

Según la oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCAH) durante este 2022 se han movilizado 4.600 camiones, la mayoría cargados de comida a través del cruce de Bab al -Hawa, para las poblaciones sirias de la zona la ayuda es determinante entre la vida y la muerte.

"Quieren cerrar el punto de cruce, recibimos un paquete al mes. ¿Cómo podría ser suficiente para 24 personas? Si el punto de cruce de Bab al-Hawa se cierra, aislándonos de la ayuda y suministros entregados a nosotros, vamos a morir" aseguró Ftaim una mujer que vive en uno de los campos de desplazados.

El último convoy de ayuda proporcionada por las Naciones Unidas se trasladó el pasado viernes y estaba integrado de 44 camiones “cargados con varios artículos logísticos para nuestros desplazados y residentes de las áreas liberadas”, informó Mazen Alloush, director de comunicación del puesto fronterizo de Bab al-Hawa.

La provincia de Idlib es la única zona del país controlada por rebeldes y yihadistas y alberga a millones de personas que viven en la pobreza. Según la ONU, de no renovarse la autorización, podría generarse una hambruna incontrolable afectando a más de cuatro millones de personas.

"El punto de cruce de Bab al-Hawa es el único en la región de Idlib. Es el principal sustento de esta región, a través del cual ingresa la mayoría de los bienes que necesita nuestra gente que reside aquí, ya sean bienes comerciales, alimentos o cualquier otro artículo necesario. Estos productos se importan a través del cruce de Bab al-Hawa" expresó Alloush.

El director extendió además un llamado a las Naciones Unidas para que el tema sea trasladado a la Asamblea General de la ONU, “para que no quede sujeta al chantaje y al veto ruso, y para evitar encontrarnos en esta situación cada seis meses o cada año", manifestó Alloush.

Sin embargo, aseguró que de no aprobarse la prórroga pondrán en acción otros mecanismos de emergencia que aún estarían por definir.

Por ahora el cruce se encuentra cerrado hasta el próximo miércoles por las actividades de la gran fiesta musulmana del sacrificio Eid al-Adha.

Con información de AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.