Continúa en estado crítico el hombre que mató a otro, hirió a policías e intentó suicidarse

LA NACION
·3  min de lectura

El hombre con antecedentes penales por violencia de género que mató a otro que impidió que entrara a un inquilinato a buscar a su expareja, que luego hirió a dos policías en la comisaría del barrio de La Cañada de Bernal y que finalmente intentó suicidarse, continuaba hoy internado en estado crítico en el hospital Iriarte, de Quilmes.

Esta mañana, la viuda de Roberto Carlos Giménez, el hombre que le alquilaba una habitación en su inquilinato a Yohana Elizabeth Alarcón, la expareja del agresor, contó al canal de noticias TN que el drama se desencadenó cuando Rolando Delgado fue a buscar a la mujer.

Halloween Blanco. Los secretos detrás de 81 kilos de cocaína secuestrados

"La buscaba para que volviera con él y al no conseguirlo mató a mi marido, que le negaba el ingreso a la casa para evitar un desastre mayor", relató la mujer.

"Rolando es un tipo muy agresivo. Solo quería que ella volviera a vivir con él. Yohana tiene dos nenas y él le decía que no se iba a ir hasta llevársela", recordó la viuda.

"Tratamos de contenerlo y de que no ingresara en la casa. Yo me metí con las nenas a una pieza para contenerlas", añadió la testigo, quien dijo que Yohana había denunciado varias veces a Delgado por violencia de género e incluso tenía un botón antipánico, pero no le funcionaba.

Por su parte, Diego Giménez, el hijo del hombre asesinado, dijo que la policía no ayudó en ningún momento a Yohana y que el viernes (tres días antes del raid criminal) Delgado había amenazado con matarla.

"Estamos a tres cuadras de la comisaría y nunca llegaron a mi casa. La policía nunca lo agarró. El tipo estuvo siete años preso en Chaco y tiene varias denuncias de su ex", señaló el hijo de la víctima mortal.

Como informó LA NACION,el hecho ocurrió ayer pasadas las 19 en una vivienda situada en Jujuy 3881, de Quilmes. Delgado, de 40 años, se había presentado allí para llevarse consigo a Alarcón, de 28, que tres días antes se había mudado a una habitación de esa casa con sus hijas.

En la puerta lo frenó Giménez, de 47 años, a quien le disparó y lo mató, simplemente por oponérsele.

Tras el homicidio, Delgado fue hasta una peluquería ubicada entre las avenidas Zapiola y Mosconi, donde trabajaba su exmujer. Al no encontrarla, golpeó en la cabeza al dueño del local y lo amenazó de muerte, dijeron fuentes policiales a la agencia de noticias Télam.

Luego siguió con la búsqueda. Al volante de su Fiat Palio rojo pasó por el frente de la comisaría 5a. de La Cañada de Bernal; se bajó, ingresó a la guardia y efectuó varios disparos con un revólver. Así hirió a dos policías, una agente y un oficial, que están fuera de peligro.

Escapó de allí, con la policía pisándole los talones, hasta que en República del Líbano y calle 390, al verse rodeado por los efectivos, sin posibilidad de escapar, se disparó en la cabeza,

Delgado fue trasladado al Hospital Isidoro Iriarte, de Quilmes, donde ingresó en grave estado. Esta mañana, las fuentes médicas indicaron a Télam que su estado es "crítico" y que continúa internado en terapia intensiva, con custodia policial.

Interviene en la investigación del hecho el fiscal Jorge Saizar, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N°5 de Quilmes, que caratuló la causa como "homicidio, tentativa de homicidio, lesiones leves y tentativa de suicidio".